5 lecciones de vida que aprendimos de Elon Musk

elon musk
TED Conference/Flickr

Fundador de Tesla Motors, PayPal y SpaceX, Elon Musk es uno de los líderes y empresarios más exitosos, influyentes e innovadores de hoy.

Debido a eso, hoy te mostramos cinco lecciones que puedes aprender de él.

#1 No elijas el camino fácil en tu trabajo

Elon Musk trabaja 100 horas a la semana. Él construyó compañías gigantes como Tesla Motors y SpaceX no por suerte o influencias. Él trabajó horas para alcanzar la cantidad de éxito que tiene hoy.

#2 Imagina en grande

Actualmente, muchos sistemas educativos no apoyan la experimentación o la expansión de nuestra imaginación. Enseñan a los estudiantes a pensar dentro de ciertos límites. Musk aborrece un sistema tan insustancial de pensamiento. Él cree en el pensamiento y la imaginación sin fronteras. ¿De qué otra manera podría haber pensado la idea de Hypeloop?

#3 Conecta con gente talentosa de todo el mundo

Elon Musk admite que el mayor reto para cualquier organización es conseguir gente supertalentosa. Por lo que hace una prioridad buscar a los mejores pensadores y soñadores de todo el mundo para trabajar para él.

Un nuevo Tesla 6 cosas que debes saber sobre el fisico Elon Musk el incomparable genio contemporaneo 4
Steve Jurvetson/Vía: Flickr

#4 No aferrarse a los logros del pasado

Musk ha dirigido una serie de empresas exitosas: PayPal, ZipZ, Tesla Motors, por nombrar algunos. Él ha ganado bastante dinero para vivir pródigamente por el resto de su vida. Podría pasar su tiempo hablando de todos sus éxitos en entrevistas y discursos motivacionales. Pero en lugar de hacerlo, trabaja todos los días. Él cree en seguir adelante en lugar de hablar siempre de sus logros pasados.

#5 Abrazar el fracaso

Elon Musk aparece como un hombre de negocios que ha tenido suerte con éxito. Todo lo que ha comenzado cada vez está en auge con la fortuna de hoy. Pero si rasgamos un poco debajo de la superficie, llegaremos a conocer el número de fracasos que ha experimentado en su vida. Tesla Motors y SpaceX no fueron sensaciones de la noche a la mañana. Ambas empresas estaban en quiebra en 2008. Musk tuvo que pedir prestado dinero a sus amigos para cubrir los gastos. Sin embargo, ninguno de estos fracasos lo detuvo.