mujer

La conciencia es la clave de la felicidad: ¿cómo puedes ser más consciente en tu día a día?

personas increiblemente felices5
martin-dm/iStock

En la actualidad vemos que proliferan los cursos de mindfulness. Esta palabra está en boca muchas personas porque al parecer es una herramienta efectiva para disminuir el estrés.

Así es: el mindfulness es una técnica basada en métodos ancestrales que trae a la agitación de la vida moderna un poco de paz interior y serenidad. Se trata, en pocas palabras, de llevar toda nuestra atención a lo que estamos haciendo en el aquí y ahora. Es decir, nuestra energía estaría plena y exclusivamente enfocada a lo que sucede con nosotros en el momento presente.

Es cierto que al principio incorporarla en nuestra vida diaria puede llevarnos un poco de tiempo, pero sin dudas vale la pena intentarlo. Por eso hoy compartimos contigo 4 claves para ser más consciente en tu día a día y lograr una apertura hacia una vida desbordante de felicidad. Descúbrelas a continuación:

1. Respira

Este acto mecánico que nos mantiene vivos es esencial para comenzar a conectar con nosotros mismos, con nuestro cuerpo y nuestra mente. Cuando concentramos nuestra atención en la respiración también somos capaces de reconocer con mayor facilidad lo que sucede en nuestro entorno y nos ayuda a disminuir entonces la ansiedad.

Una respiración completa moviliza además las energías estancadas y permite que fluya un aire renovador en todo nuestro ser. Puedes probar, por ejemplo, inhalando por nariz en 1, 2 y 3, retén el aire por 4, 5 y exhala por boca en 6, 7, 8 y 9. Repite cuantas veces sientas que lo precisas.

2. Concéntrate en una tarea por vez

x pensamientos para amar tu cuerpo3
Abigail Keenan via Unsplash

A veces nos dejamos llevar por esta máxima imperante en el sistema actual que nos induce a hacer más en menos tiempo. Según este paradigma, mientras más hagamos, más obtendremos. Sin embargo, ya se ha comprobadoque el multitasking está lejos de hacernos más productivos, de hecho, reduce en un 40 % los niveles de productividad.

Pero los perjuicios de hacer varias tareas a la vez no se limitan a una productividad menor sino que afectan nuestro organismo debido al aumento que detecta nuestra mente en términos de estrés y ansiedad. Entonces, si quieres llevar una vida saludable y, claro está, más feliz, enfócate en una sola tarea por vez. Hazlo lento o a tu tiempo, no te dejes llevar por ritmos externos. Verás que los resultados son mejores y, sobre todo, te sientes mucho mejor durante todo el proceso.

3. No juzgues tus pensamientos

Cuando comenzamos a practicar mindfulness empezamos a ser más conscientes de los pensamientos que pasan por nuestra mente. Es probable que te sientas tentado en ese momento de juzgar cada pensamiento y catalogarlo como una acción «buena» o «mala» e incluso puedes que empieces a inquietarte por la cantidad de preocupaciones que abruman a diario tu mente.

Lo más recomendable es que dejes pasar también esas preocupaciones, no inviertas tiempo y energía en juzgarlos. Colócate como un observador de tus pensamientos que, en vez de forzar una mente en blanco, se limita simplemente a dejarlos fluir. De esta manera, te será más fácil salir adelante: ya no te identificarás con ninguno de ellos.

4. Cultiva presencia

personas optimistas7
Visual Hunt

Aunque suene muy hermoso, estar presente no siempre nos resulta tan sencillo. Es más, de seguro al principio puede que te resulte un poco artificial esto de «estar en el presente». Pero no te preocupes, esta sensación de extrañeza también es parte del proceso de cultivar presencia. Para lograrlo, puedes comenzar con algunas preguntas como guía del tipo ¿qué estoy haciendo en este preciso momento? ¿cómo está mi respiración? ¿tengo apoyados los pies sobre el suelo? Con estos pequeños llamados de atención podrás tomar conciencia del momento presente y enfocarte en él.

En general, solemos escapar del momento presente, ya sea lamentándonos por el pasado o preocupándonos por el futuro. Pero existe una riqueza y una sabiduría enorme en aquello que estamos viviendo en este preciso instante. El mero hecho de respirar ya es un regalo fabuloso, imagina todo lo que tienes para agradecer solamente por despertar cada día.

Si pones en práctica estos hábitosverás que de a poco comienzas a sentirte cada vez más sereno y más a gusto con tu vida.