mujer

Abuelita de 93 años terminó la primaria y su bisnieta fue su profesora: así fue su historia

abuelita graduacion
ronstik / iStock

Generalmente los años escolares se viven durante la niñez y juventud, pero hay que recordar que cada persona debe recorrer un camino diferente en esta vida. Es así como algunos se ven obligados a posponer sus estudios para trabajar.

Por eso, los casos de abuelitos que se animan a cumplir sus sueños académicos y retoman sus estudios nos inspiran muchísimo. Sin importar las arruguitas o el cansancio, ellos demuestran que nunca es tarde para cumplir nuestras meta.

anciana usando una computadora
DimaBerkut / iStock

La abuelita que heredó su amor por la educación aunque ella no pudo estudiar

La deserción escolar es un problema que afecta principalmente a las niñas alrededor del mundo. De acuerdo con la UNESCO la desigualdad de género en las aulas está muy presente en los países marginados o afectados por conflictos.

Blanca Ida Saavedra es un claro ejemplo de las estadísticas. Nació en la zona rural de Uruguay llamada Flores y a los 8 años tuvo que decirle adiós a la escuela.

mapa uruguay
goralikus / iStock

A pesar de su amor por aprender, pudo estudiar sólo hasta tercero de primaria. Sus padres requerían la ayuda de todos sus hijos —9 en total— para trabajar en el campo sembrando maíz.

Durante el breve periodo en el que asistió a clases, Blanca se trasladó a pie. Caminó 6 kilómetros de ida y vuelta, completamente descalza, para adquirir conocimiento.

pies descalzos y sucios
RamilF / iStock

Sólo tenía un par de zapatos, así que para no gastarlos optaba por quitárselos, ya en el salón se lavaba los pies y se calzaba con el fin de lucir presentable.

Gracias a que era una alumna entusiasta, Blanca aprendió a leer y escribir. Así fue como adquirió su más grande pasatiempo: la lectura.

nina latina leyendi
globalmoments / Getty Images

Con los años, Blanca se graduó de primaria gracias a su bisnieta

Una vez casada, la mujer tenía claro que no prohibiría el placer de aprender a sus cuatro hijos. Ella, con el sueño frustrado de ser maestra, siempre los incentivó a estudiar por encima de cualquier cosa.

Así fue como una de sus hijas heredó y cumplió el anhelo de su madre al convertirse en docente e inspectora escolar.

maestra latina
Wavebreakmedia / iStock

Más tarde, la familia se agrandó con la llegada de los bisnietos. Años más tarde a Blanca, ya con 93 años, se le presentó la oportunidad de concluir la escuela primaria.

«Mi bisnieta también enseña. Me pasa a buscar y vamos juntas a la escuela. Asisto tres veces por semana y estoy más feliz, me distrae y la mente no se me achica tanto», contó a El país Uruguay.

anciajo joven manos
Jasper Chamber / iStock

Pese a tener problemas de vista, la bisabuelita no se rinde, así que le pide a su bisnieta que haga las letras y números grandes para que los pueda leer. También demanda que no se use lápiz con ella, pues pinta demasiado tenue.

¡Y una vez que concluyó la primaria comenzó a estudiar la secundaria!

anciano escribiendo
eyepark / Getty Imges

¿Verdad que la historia de Blanca Ida Saavedra es digna de admirar? Cuéntanos en los comentarios tu opinión al respecto.

Las películas conmovedoras son perfectas para una tarde lluviosa. Da clic en la imagen para ver Lo que de verdad importa en VIX cine y tv gratis.

poster lo que de verdad importa
ESP-62 Producciones

También te puede interesar: