mujer

Arya es una chica con nombre: Maisie Williams, la niña que audicionó para comprar una laptop

got batalha de winterfell arya 0419 1400x800
HBO
alerta de spoilers 3
VIX

Mientras el Rey de la Noche se acercaba a Bran, y todos los caminantes blancos miraban la escena acompañados de una cortina musical presente en el final de la gran batalla de Winterfell, apareció Arya. Lista para matarlo y salvar a su hermano, el cuervo de tres ojos. Tras una jugada épica y movimientos inesperados con las manos, Arya logra matar al Rey de la Noche con una daga que le regaló su hermano, Bran, en la temporada 7 (daga que, a su vez, casi le quita la vida a Bran en la primera temporada). El enfrentamiento se termina. La batalla que parecía perdida, la ganaron los vivos. Y todo gracias a una joven de 22 años que empezó a actuar a sus 12 años como Arya Stark y  con eso dio inicio a su carrera de actriz (que en realidad, no era lo que esperaba; ella tan solo quería ser bailarina).

Arya es una chica con nombre. Se llama Maisie Williams. Y en una charla Ted de 2019 contó cómo llegó a ser el personaje que dejó sin respirar a todos los fans y que se ganó los aplausos de todos.

«Toda mi realidad era bastante normal, excepto por la manera en que me sentía por dentro», explicó la actriz. «Desde que tengo memoria he soñado con convertirme en bailarina profesional [...]. Manejaba sentimientos cuyo nombre ni conocía» y fue allí donde la danza tenía un papel tan importante: «Estaba sola en mi cabeza y sintiéndome viva como nunca».

En ese momento decidió que la danza sería su profesión: «Sabía que este sentimiento era adictivo; y no iba a detenerme por nada hasta que esta fuera mi profesión». A los 8 años comenzó las clases de baile y, 2 años después, le informó a su madre que ya no quería ir a la escuela. Quería ir a una escuela musical. «No solo lo quería, lo necesitaba», aunque eso significara alejarse de su familia y amigos. Pero… no se sintió en su «lugar»: «Mis rodillas sucias y mis dientes torcidos no estaban en la lista de requisitos para convertirme en bailarina profesional.[...] Tanto mamá y yo nos sentimos fuera de lugar. Pero, en esa época, era muy joven e ingenua para sentirme inadecuada. No me importaba».   

Esperó 2 semanas frente a la ventana, mirando hacia afuera, esperando al cartero para que le diera la confirmación. Llegó la carta de aceptación, pero el costo era alto y no recibió apoyo del gobierno. Al año siguiente volvió a la audición y recibió el 40 % de financiación, pero tampoco podía pagarlo. «Era suficientemente buena», sin embargo, no lo logró. No obstante, para ella fue «una bendición disfrazada» el no poder entrar a la escuela de danza, aunque en ese momento no lo viera así.

«No pensaba rendirme tan fácilmente. Así que, a los 11 años, exploté de emoción cuando mi maestra de baile me informó de una prueba de talentos en la que podía convertirme en una estrella». Fue allí que le pidieron que se uniera a una escuela de actuación (tras una gran improvisación), pero ser actriz no era lo que esperaba para su futuro: ella quería bailar.  

«¿Las actrices tienen dientes como los míos? Porque si es así, todavía no he visto ninguna de sus películas», preguntó desconfiada. No estaba segura, pero le dio una oportunidad a la actuación. Su segunda audición fue para un programa que ahora conocemos como «LA MEJOR SERIE DE LA HISTORIA», pero que en ese momento era tan solo Game Of Thrones. Y el resto de la historia ya la conocemos…

«Tenía unas ojeras tan grandes que cubrían media cara y un hueco en la rodilla de mi pantalón que intenté cubrir con la mano izquierda mientras caminaba [...] Pero tan pronto apretó grabar, todo eso desapareció».

Aunque no todo era ni es perfecto en la vida de Maisie. Empezó las grabaciones con 12 años y hoy tiene 22 años. Pasó de ser niña a adolescente y luego a adulta. «No todo es diversión y juegos», expresó a The Guardian en 2016.

Al comienzo, lo que realmente quería era «tener el dinero suficiente como para comprarme una laptop». Su padrastro le aseguró que sí (y que quizá pueda comprarse más de una). Quería una laptop. Quería bailar. Y terminó siendo la GRAN Arya Stark.

Se perdió durante algún tiempo. Como cualquier adolescente que está buscando su propio camino. «Cualquier joven está totalmente perdido en algún momento. Es un momento muy mental. Por lo demás, estar en el programa fue alucinante», agregó.

«Miro hacia atrás y creo que no estaba realmente feliz. No tenía muchos amigos. Me había ido de la escuela y estaba trabajando mucho. Fue un momento extraño», expresó a la Rolling Stone. La primera temporada fue estupenda, porque no era consciente de todo lo que pasaba afuera. La segunda y tercera temporada fueron las más complicadas, explicó. Tenía dudas sobre si misma. Sentía la presión. Perdió confianza. Aunque «ahora, lentamente, estoy empezando a recuperarla».

Dejó la escuela y no se arrepiente. No tiene una vida perfecta. Pero, según expresó en la charla Ted, todo lo que pasó la llevó a este gran momento donde se define como «actriz, activista y emprendedora».

Te interesarán: