mujer

Sansa es nuestro personaje favorito en GoT después de Arya y hay una explicación psicológica

El ejército de los muertos llega a la cripta. Algunos se esconden. Otros, mueren. Y en plena tensión por saber quiénes viven y quiénes no, Sansa y Tyrion protagonizan una escena ¿romántica?

Sansa era uno de los personajes más molestos y odiados al comienzo de la serie (y no, no nos tiembla el pulso al escribirlo). Pero con el paso de las temporadas y de los episodios, la hija mayor de la familia Stark se convirtió en uno de nuestros personajes favoritos.

El punto culminante (en el que nos paramos y la aplaudimos, como Tormund aplaudió a Brienne cuando se convirtió en caballero de los 7 reinos) fue cuando protagonizó el «acercamiento» con Daenerys y le preguntó qué pasaría con el Norte luego de la gran batalla de Winterfell.

El personaje cambió muchísimo desde el capítulo 1 de la temporada 1, cuando lo único que quería era casarse con Joffrey. Su gran transformación hizo que se posicionara como uno de nuestros personajes favoritos (bueno, nadie superará a Arya, pero al menos se encuentra en el podio) y hay una razón psicológica. Hello Giggles entrevistó a la psicóloga Janina Scarlet, quien explicó por qué la queremos tanto.

El cambio de Sansa luego de los traumas que sufrió (vio morir a su padre, estuvo alejada de su familia, fue abusada psicológicamente por Joffrey, la obligaron a casarse con alguien que no quería y, luego, fue abusada sexualmente por Ramsay Bolton) puede definirse como «crecimiento postraumático». Este fenómeno se da cuando una persona que sufre momentos traumáticos logra obtener cambios positivos. «Estos cambios positivos pueden manifestarse al dar sentido al trauma del individuo, a un mayor sentido de la fuerza y resistencia, a valores fundamentales mejor definidos y a relaciones más cercanas», expresó.

A su vez, la experta agrega que Sansa se convirtió en una líder valiente que busca proteger a su familia, a sus amigos y a sus aliados (incluso es capaz de perdonar a Theon, luego de lo que hizo con su familia).

Su capacidad de superar los obstáculos nos marcó y, según la psicóloga, «ver los orígenes traumáticos de Sansa pudo haber sido un punto de conexión. Nos recordó que, al igual que Sansa, también podemos tener el dolor de nuestro pasado en nuestros corazones. Sin embargo, verla luchar puede ser un poderoso recordatorio de que nosotros también podemos ser los héroes de nuestro propio viaje».

Te interesará: