Dactyl, la mano robótica que puede armar un cubo de Rubik mas rápido que tú

robot arma cubo de rubik
atsurkan / Shutterstock

El cubo Rubik es uno de los juguetes más populares desde los años 70, Debe su gran éxito a su aparente simpleza, detrás de la cual se oculta una evidente dificultad para resolver el puzzle que encierra.

Su importancia en la cultura pop ha sido tal, que incluso existen campeonatos mundiales para resolver el cubo de Rubik en la menor cantidad de tiempo posible. Sólo 3.47 segundos es el actual récord mundial para resolver la versión clásica de 3x3.

Conoce la sorprendente historia detras del cubo de Rubik 4
xmagic/iStock/Thinkstock

Existen varios tipos de cubos, cada uno con su propio nivel de dificultad que reta las capacidades analíticas y la paciencia de quien lo intente resolver. Pero este divertido pasatiempo ya no está limitado a los seres humanos.

Robots vs Cubo de Rubik

En los últimos años, la inteligencia Artificial y la robótica han tenido un desarrollo exponencial, que ha hecho posible que inventos propios de la ciencia ficción sean una realidad. Un claro ejemplo son los robots policías que patrullan las calles de China.

robot policia china transito handan 002
Twitter

El avance de estas tecnologías se debe principalmente al desarrollo de técnicas de aprendizaje automático, que permiten que los sistemas acumulen años de experiencia para resolver un problema en poco tiempo.

El aprendizaje automático lamentablemente no funciona igual en robots, ya que a diferencia de la Inteligencia Artificial los robots existen en el mundo tangible, por lo cual aprender experiencias de horas, semanas o años toma exactamente lo mismo que le tomaría a un ser humano.

Pero de acuerdo con OpenAI, una empresa de Inteligencia Artificial de San Francisco, los investigadores han conseguido una manera de evitar ese problema de tiempo con una mano robot llamada Dactyl, a la cual le "enseñaron" a armar un cubo de Rubik.

OpenAI simuló miles de condiciones variadas y utilizó el aprendizaje automático para entrenar al robot, y que éste resolviera el cubo independientemente de las condiciones en que se encontrara.

Esto significa que en lugar de enseñarle sólo a resolver el cubo, se le instruyó para resolver el rompecabezas en varias condiciones, para que la mano del robot pueda continuar su trabajo independientemente de los factores físicos que lo puedan obstaculizar.

En varias simulaciones la dificultad fue modificada, cambiando la posición del cubo. También los dedos mecánicos fueron reacondicionados para ser más fuertes o más débiles, y en otros casos el sensor fue saboteado. Pero sin importar las intervenciones, la mano siguió con su trabajo, adaptándose a todo.

La mano robótica literalmente aprendió "miles de años" de experiencia en armar cubos de Rubik, además de principios generales de cómo interactuar con su entorno. También fue equipado para manejar variaciones en el ambiente que lo rodea, ya que fue expuesto a través del aprendizaje automático a entornos significativamente más variados.

Los investigadores jugaron con la mano robótica, uniendo sus dedos o empujándola, y ésta siguió con su labor a pesar de las "distracciones".

El equipo de OpenAI explica que el robot Dactyl comienza aprendiendo del entorno, en qué dirección apunta la gravedad, cómo funcionan sus dedos y fuentes de resistencia o distracción. Esto significa que el robot aprende acerca de sus propias limitaciones y descubre cómo hacerles frente.

brazo robotico
Ociacia / Shutterstock

La misma técnica del aprendizaje automático puede usarse para abordar diferentes problemas, por lo que los investigadores creen que la Inteligencia Artificial algún día logrará superar a los seres humanos en muchas áreas diferentes.

El objetivo principal de OpenAI es precisamente eso, pero de una forma segura y responsable, algo que algunos investigadores no están seguros que sea posible. Microsoft está invirtiendo desde hace tiempo en la compañía, para ayudarla a llegar a esa meta.

Échale un ojo a esto: