Rechazaron su proyecto en México y triunfó en Japón con un software para mover cosas con la mente

la inteligencia artificial cambiara el mercado laboral
maxuser / Shutterstock

¿Te imaginas tener las dos manos ocupadas, pero poder realizar otra acción con tan solo pensarla y que un robot la lleve a cabo simultáneamente?

Justo eso soñó Christian Peñaloza, y en su esfuerzo por hacerlo realidad acudió al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnologia (Conacyt), el organismo especializado en promover la innovación y tecnología en México.

christian penaloza robot
Christian Peñaloza

No obstante, Conacyt no encontró en el proyecto de Peñaloza el potencial suficiente para apoyarlo. Lo más desafortunado es que no fue una, ni dos, ni tres veces, sino cinco veces en las que el invento de Christian fue rechazado por el organismo.

Ante este rechazo, Christian Peñaloza se unió a los más de 866 mil mexicanos profesionistas y científicos que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), han salido de México para buscar en otros países oportunidades de desarrollo, crecimiento profesional y tecnología que su país no les proporciona.

En el caso de Peñaloza, Japón se convirtió en el hogar donde sus ideas y desarrollo de inteligencia artificial pudieron crecer a sus anchas. Con ayuda de sus padres y con un trabajo de medio tiempo, Christian consiguió absorber los gastos de su maestría en Robótica e Inteligencia Artificial en la segunda universidad más importante de Japón, la Universidad Osaka.

Posteriormente, el científico mexicano optó por estudiar un doctorado en Neurociencia Cognitiva Aplicada a la Robótica en la misma universidad. La institución no sólo se convirtió en su alma mater de posgrado, sino en la benefactora de más de un millón de pesos para desarrollar el proyecto que no vio luz en México, el sistema Aura.

Proyecto Aura, un paso hacia el futuro

Aura es el proyecto de neurotecnología, con el que Christian Peñaloza desarrolló un dispositivo con el que puedes mover un objeto —como un brazo robótico o un androide— con tan sólo pensarlo.

El científico explicó para medios de comunicación que:

El sistema no sólo decodifica las señales del cerebro, sino que también absorbe otra problemática que es la fatiga mental.

Es decir, el sistema le ayuda al usuario a no tener que pensar tanto, ni concentrarse intensamente para controlar el objeto.

Con ayuda de algoritmos de inteligencia artificial, el software aprende de la persona. Entre más interacción tenga el usuario con el sistema, el software aprenderá lo suficiente para adelantarse a las necesidades del usuario y así, éste último, no tenga que concentrarse tanto cada vez que quiera que el objeto realice una acción.

mirai innovation lab aura
Mirai Innovation Lab

Este proyecto no sólo lo convirtió en uno de los ganadores del certamen Innovadores Menores de 35 México 2016 de MIT Tecnología Review en español, también es su estandarte dentro de la propia compañía de Peñaloza, Mirai Innovation Lab, con la cual, de acuerdo con el mexicano, busca que esta tecnología sea más accesible para todo el mundo.

También te puede interesar: