Esta científica cultiva huesos humanos para reconstrucción quirúrgica

radiografia del craneo
igorstevanovic / Shutterstock

La ciencia médica está en constante evolución para poder tratar o curar de maneras más efectivas las diferentes enfermedades que aquejan al ser humano.

En ocasiones, las lesiones resultantes de una fractura no se curan únicamente con una cirugía o con terapias. Debido a su gravedad es necesario implantar un injerto óseo. Para obtener ese injerto de la manera tradicional era necesario extraer una pequeña parte de otro hueso del cuerpo del paciente.

impresora 3d tandon
EpiBone

Además de esa opción, existe otra un poco menos ortodoxa, que consiste en extraer la parte del hueso solicitada del cuerpo de un cadáver.

En ambas existe un riesgo rechazo o que el hueso usado como implante provoque una infección.

radiografia huesos de las manos
Edwardolive vía Shutterstock

Cerca de 900 mil estadounidenses son intervenidos quirúrgicamente para corregir algún problema relacionado con sus huesos.

Afortunadamente, existe una startup que busca eliminar la necesidad de encontrar un donador o de quitarle una parte a un hueso del paciente.

nina tandon
Nina Tandon

Nina Tandon es CEO y cofundadora de esta empresa llamada EpiBone, la primera compañía en el mundo que cultiva huesos humanos vivos para la reconstrucción quirúrgica.

Tandon inicio su estudio de los tejidos humanos cuando estudiaba biomedicina en la Universidad de Columbia. Comenzó estudiando la estructura del corazón para comprender cada una de las delicadas capas de tejido que lo cubren.

nina tandon2
Nina Tandon

El equipo de investigadores y médicos de EpiBone, dirigidos por Nina Tandon, realizan un minucioso procedimiento para cada uno de sus injertos: primero toman una tomografía computarizada para determinar el tamaño exacto y la forma del hueso que el paciente necesita para posteriormente imprimirlo en 3D. Al mismo tiempo extraen células madre de la grasa abdominal del paciente.

Después, crean un modelo preciso del hueso necesario y diseñan un biorreactor personalizado que incubará el hueso nuevo a medida que crece. Para su desarrollo lo nutren con las células madre para que se multipliquen y se conviertan en células óseas.

biorreactor
EpiBone

Tandon dijo a Business Insider que el biorreactor es «como una elegante pecera, que le da a las células todos los nutrientes necesariospara hacer un productor perfecto, un implante vivo en tres o cuatro semanas».

Para finalizar, el biorreactor se encarga de remodelar el injerto para que esté listo para su implantación.

investigadores epibone
EpiBone

El Biorreactor es esencial para EpiBone, es el resultado de 20 años de investigación y su tarea principal es imitar las condiciones del cuerpo humano para que las células óseas se puedan desarrollar de la mejor manera.

Tandon explica a Business Insider que su tecnología podría implementarse en las personas en aproximadamente 5 o hasta 10 años.

Échale un ojo a esto: