pop

7 momentos en los que Iroh fue un verdadero padre para Zuko: Ozai no merece el título

los momentos en los que iroh probo ser un buen padre para zuko avatar 0
Nickelodeon Animation Studios | Nickelodeon Animation Studios

Todos los miembros del equipo Avatar tienen una complicada vida familiar, pero quizás ninguno como Zuko.

Durante años ignoró el paradero de su madre, su padre lo desterró y nunca mostró un poco de afecto por él, además de que su hermana parecía que siempre tenía un plan en su contra.

Su tío Iroh era el único que lo trataba bien, se preocupaba por su bienestar y porque no se desviara del camino correcto.

El lazo entre Iroh y su Zuko era tan fuerte, que podría decirse que el Dragón del Oeste era más un padre para el príncipe que el mismísimo Señor del Fuego.

A continuación, te mostramos los 7 momentos en donde Iroh fue un gran padre para Zuko.

#1 Lo siguió en el exilio

Este momento fue algo que no vimos en la serie, pero después de que Ozai exiliara a su propio hijo y le encomendara encontrar al Avatar para restaurar su honor, Iroh no dudó en acompañarlo.

Creyendo que su búsqueda era inútil, estaba dispuesto a pasar el resto de su vida al lado de su sobrino a bordo de un barco de guerra.

#2 Lo ayudaba a buscar al Avatar aunque no estuviera de acuerdo

Cuando descubrieron la existencia de Aang, Zuko enfocó todas sus energías en capturarlo.

Iroh sabía que el Avatar era importante para mantener el equilibrio espiritual del mundo, e intentaba que su sobrino se diera cuenta de que había cosas más importantes que la misión de su padre.

Aún así, lo ayudaba en todo lo que podía para capturar al Avatar, esperando que al final Zuko hiciera lo correcto por su cuenta.

#3 Lo protegió de Zhao

El Agni Kai de Zhao contra Zuko fue intenso, y terminó con una aplastante victoria del príncipe.

Pero Zhao, en un ataque de furia, atacó por la espalda a Zuko, quien no tuvo tiempo de reaccionar para defenderse.

Con un ágil movimiento, Iroh bloqueó el ataque del almirante, y le dijo de una forma seria y clara, que aún en el exilio Zuko tenía más honor que él.

#4 Siempre intentó que Zuko hiciera lo correcto

Iroh es quizás el personaje más sabio de todo el universo Avatar, y Zuko fue el más beneficiado por sus enseñanzas

El general en varias ocasiones trató que su sobrino viera el lado más gentil de la vida, y que aprendiera acerca del equilibrio espiritual.

Lamentablemente, al principio Zuko no quería escuchar nada de lo que su tío le decía, ya que solo tenía energía para capturar al avatar.

#5 Estuvo dispuesto a abandonar todo por Zuko

Iroh no tenía posibilidad de ser el Señor del Fuego, pero vivía una vida muy cómoda como miembro de la realeza de la Nación del Fuego.

Pero no dudó en dejar todo eso atrás, cuando tuvieron que refugiarse en Ba Sing Se después de que Azula los considerara traidores.

Iroh se hubiera conformado con una vida tranquila a lado de su sobrino, viviendo gracias a su trabajo en una tienda de té, pero Zuko tenía otros planes.

#6 Le enseñó a enfrentar a su padre y a su hermana

Después de un largo viaje, Zuko entendió que nunca necesitó recuperar su honor, que siempre fue la víctima y que su padre estaba en un gran error.

No era normal que un hombre adulto desafiara a un niño a un duelo, y mucho menos que lo exiliara por no querer pelear contra su padre.

Todo eso lo aprendió de su tío Iroh, quien también le mostró una técnica perfecta para lidiar con los potentes rayos que lanzaba Azula, y era su decisión contraatacarla con ellos o simplemente desviarlos.

#7 Lo perdonó después de su traición

Zuko pensaba que lo que quería era el perdón de su familia, pero cuando lo tuvo simplemente no podía estar en paz.

Cuando el Señor del Fuego pensó que Aang había sido asesinado, Zuko quedó como un héroe frente a todos, pero Iroh fue considerado un traidor y fue llevado a los calabozos.

Afortunadamente, Zuko recapacitó y decidió ayudar al avatar en la guerra contra su padre.

Justo antes del combate final, Zuko y Iroh se reencontraron, y para sorpresa del príncipe, su tío nunca estuvo enojado con él, estaba triste, porque creía que había perdido el camino.

Con solo un abrazo, Iroh transmitió todo el amor y confianza que le tenía a su sobrino, y eso le dio fuerzas a Zuko para hacer lo correcto.

¿Recuerdas otros grandes momentos de padre e hijo entre Iroh y Zuko? Compártelos en los comentarios.

Échale un ojo a esto: