pop

La «Boda roja» existió realmente: así fue la sangrienta «Cena negra» que inspiró a Game of Thrones

got boda roja
HBO

George R.R. Martin se inspiró en varios eventos históricos para crear su gran saga Canción de hielo y fuego, a la que luego agregó dragones, magos y zombies helados para convertir en una fantasía épica medieval.

Si en la influencia de Tolkien reside la construcción de ese vasto universo fantástico, y en la de la saga de novelas históricas Los reyes malditos su tono más realista y político, si la Guerra de las Rosas le dio su principal conflicto entre los Stark y Lannister, muchos otros eventos puntuales se cifran en la densa historia de dinastías y conflictos y amenazas sobrenaturales que se adaptó en la serie Game of Thrones.

En la saga de novelas como en la serie, la «Boda roja» es un acontecimiento monumental y contundente, uno que sacude la historia desde sus cimientos y que además se ha constituido en el ejemplo paradigmático de la reputación de George R.R. Martin como autor, casi como su manifiesto definitivo: «Así de brutal es este mundo que he creado».

Sin embargo, también tiene su equivalente histórico: la infame «Cena negra».

Livingston y Crichton envían sus saludos

got boda roja 3
HBO

Ocurrida en Escocia en el siglo XV, no tiene nada que envidiarle en cuanto a crueldad y salvajismo a la tramposa ceremonia organizada por Lord Walder Frey, e incluso podría decirse que tiene sus costados todavía más macabros.

Porque si la «Boda roja» fue sanguinaria y brutal, al menos estuvo movida por la venganza muy concreta de Walder Frey y tuvo como principal objetivo al renombrado líder político y militar Robb Stark, consagrado como Rey del Norte, aunque los daños «colaterales» incluyeron a su madre y su esposa recientemente embarazada (y su lobo huargo).

En la «cena negra» histórica, en cambio, los motivos, en principio turbios y no del todo claros, parecen ser nada más que la ambición y el ansia de poder de un par de hombres en el círculo del gobierno, que estaban originalmente enfrentados pero se aliaron desde las sombras para organizar un plan que desde su origen consistía, sencillamente, en matar a un niño y un adolescente.

Y para hacerlo, los invitaron a una cena en nombre del Rey de Escocia: el monarca tenía 10 años en ese momento.

Una cena de niños convertida en mascare

episode 29 08 1920
HBO

A comienzos del siglo XV eran tiempos agitados para Escocia, que venía de mantener cruentos enfrentamientos con los ingleses y atravesaban cambios en la Corona y una crisis política.

El rey Jacobo I había sido asesinado en 1437, y su sucesor fue el príncipe Jacobo II, que se convirtió en rey a los seis años de edad. Con un rey tan joven, los juegos de poder en torno a la Corona se intensificaron.

La Reina Juana Beaufort, madre de Jacobo II, era la Regente de su hijo. El control del gobierno lo compartía con el Gobernador de Escocia, Archibald Douglas, el 5º Conde de Douglas.

Temporada 5 de Game of Thrones mira las nuevas y geniales fotos 8
HBO

El Clan Douglas se había convertido en una de las familias más poderosas de la nación y generó desconfianza en otras familias nobles, que creían que tanto poder concentrado en una familia amenazaba la estabilidad de Escocia. Pero el conde Archibald, no se sabe por qué motivos, no se tomaba demasiado seriamente su lugar en el gobierno y permanecía ajeno a todo lo que sucedía.

De modo que dos hombres, Sir James Livingston (gobernador de Stirling Castle) y Sir William Crichton (gobernador de Edinburgh Castle), comenzaron una puja de poder por ejercer el control sobre el pequeño rey, un peón en su ajedrez político.

En 1439 Archibald Douglas murió (se cree que su mala salud puede explicar su indiferencia con los asuntos de gobierno) y la Casa Douglas quedó encabezada por el jovencito William Douglas, de 16 años.

Esta fue la oportunidad que aprovecharon Livingston y Crichton, que dejaron de lado sus diferencias para sacar del medio a los Douglas.

got boda roja 2
HBO

Sir William Crichton, que había aprovechado su control sobre el niño rey para nombrarse a sí mismo Lord Canciller de Escocia, organizó la cena en noviembre de 1440, con la complicidad de Livingston.

Invitaron al 6º Conde de Douglas, William, de 16 años, que llegó acompañado de su hermano menor, David Douglas, de 10.

«Mis honorables invitados, les doy la bienvenida a mi hogar y a mi mesa. Les extiendo mi hospitalidad y mi protección» dijo Lord Walder Frey en el discurso previo al banquete que terminaría con la orquesta tocando "Las lluvias de Castamere".

No sabemos cómo recibió Crichton a los invitados del rey Jacobo II, pero la cena terminaría de manera similar.

Este tipo de historias suelen agrandarse y sumar detalles después, a través de los relatos que se transmiten y comienzan a darle carácter de mito.

Se dijo que, mientras cenaban los tres, estos jóvenes miembros de las familias más poderosas de Escocia, alguien de la corte real ingresó una cabeza de toro a la sala, y la ubicó en frente al Conde William Douglas. La cabeza de toro era un símbolo de la muerte.

got boda roja 4
HBO

Después de la cena, los llevaron afuera y organizaron un juicio —no es difícil imaginar cuánto de «justicia» tendría un juicio improvisado en el siglo XV— y fueron condenados a muerte. El rey Jacobo II, en ese entonces de 10 años, que había disfrutado de la compañía de los hermanos Douglas en la cena, protestó y pidió que los perdonaran. Pero los hombres no lo escucharon.

William y David Douglas, de 16 y 10 años respectivamente, fueron decapitados.

De manera idéntica a la «Boda roja», los hechos fueron motivados por el ansia de poder, marcados por una salvaje brutalidad y ejecutados mediante una abyecta traición a la hospitalidad.

Sir Alexander Livingston se mantuvo como custodio del rey hasta 1444, cuando fue nombrado Judiciario de Escocia. Sir William Crichton siguió controlando los asuntos de la Corona hasta 1448, cuando Jacobo II, ya mayor de edad, comenzó a ejercer el poder de Rey por su propia cuenta.

En 1452, Jacobo II personalmente apuñaló y mató a otro William Douglas, el 8º Conde de Douglas, sobrino de su antiguo compañero de cena, que había querido conspirar en su contra. Un giro argumental digno de George R.R. Martin.

Sigue leyendo: