Better Call Saul temporada 4: un paso más cerca del abismo (y de Breaking Bad)

better call saul 4x10 1
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures

Jimmy McGill pasó su vida en una lucha interna en la que se debaten dos fuerzas opuestas: la necesidad de impresionar y enorgullecer a su hermano mayor, el más respetado, serio y exitoso de la familia, y su impulso natural de ganarse la vida tomando el camino más corto y más sencillo, haciendo uso de su talento innato para el engaño y la persuasión.

La temporada 4 de Better Call Saul, construida en torno a la muerte de Chuck McGill, comenzando con sus consecuencias más directas e inmediatas y finalizando en su primer aniversario, es la historia de cómo la segunda de esas fuerzas termina por prevalecer en Jimmy, casi de manera definitiva.

La ausencia de Chuck fue un gran empujón en su transformación en Saul Goodman, pero Jimmy, ya demasiado acostumbrado a interpretar todo el tiempo a un personaje, a actuar una ficción, sea la de «ahora soy un hombre responsable y confiable» o la que le exigieran sus artimañas, ni siquiera se da cuenta de cuánto lo afectó la muerte de su hermano.

Está demasiado distraído fingiendo que no lo hizo.

Así, esta temporada de Better Call Saul está todavía más marcada por ese sentimiento agridulce y trágico que impregna a la serie desde que sabemos exactamente, y él no, cuál es el destino final de Jimmy McGill (o por lo menos post Breaking Bad).

Como el coyote que persigue al correcaminos, Jimmy no se da cuenta que está cayendo por un precipicio. Al menos hasta que no mire hacia abajo.

Spoilers de la temporada 4 de Better Call Saul.

¡Kim es la clave!

kim better call saul
Matthias Clamer/AMC

Citando a Guillermo del Toro, que recientemente explicó por qué Better Call Saul le gusta más que Breaking Bad, con la muerte de Chuck Kim se alza como la clave de la serie y de la transformación de Jimmy.

Hay algo muy hipnótico y si se quiere hasta un poco morboso al ver esta relación entrañable de Jimmy y Kim, sabiendo que Kim de algún modo desaparecerá por completo de la vida de Jimmy en pocos años.

Kim es ahora el último bastión de normalidad y la última conexión afectiva importante en su vida.

Better Call Saul y Breaking Bad ambas se tratan, esencialmente, del descenso de su personaje principal hacia un terreno oscuro, violento y amoral (que eventualmente será el mismo y sus caminos se cruzarán). Pero también hay diferencias cruciales.

Walter White se hunde en ese mundo de manera cada vez más deliberada, motivado por su hambre de poder y su orgullo ególatra, y arrastra a todo el mundo con él.

La caída de Jimmy McGill parece mucho más trágica, involuntaria y accidentada, producto de una concatenación de pequeñas o grandes desgracias, y es además un viaje que emprende solo.

Kim, posiblemente, estuvo a punto de caer con él, pero se salvó a tiempo.

jimmy kim better call saul
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures

Algunas de las partes más disfrutables de la temporada mostraron a Kim cediendo a la tentación de los elaborados planes engañosos y las conspiraciones ilegales perpetradas por Jimmy, probablemente porque sintió que no podía abandonarlo en un momento así, pero también porque una parte dentro suyo disfruta de estas argucias, le resultan excitantes.

Esto nos permitió tener todo un capítulo dedicado al rescate de Huell, algo que no es difícil ver como una respuesta de los creadores de la serie al final famosamente abrupto y abierto de Huell en Breaking Bad.

huell better call saul
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures Television

Cabe pensar que es la propia influencia de Jimmy y su cercanía con él la que desata en Kim este impulso, pero sabemos que ella es mucho más capaz de controlarlo o suprimirlo que Jimmy que, en cambio, envalentonado por el apoyo, llevó todo demasiado lejos.

Nosotros, que lo vimos llorar de rabia y frustración en su coche cuando le negaron la rehabilitación de su licencia para ejercer el derecho, sabemos que ese emotivo discurso final sobre su hermano en la apelación no fue en absoluto fingido.

Pero Jimmy, una vez más interpretando un papel, innecesariamente ante Kim, el papel de hábil declarante que no se deja llevar por sus emociones, mucho menos la emoción de una muerte que finge haber superado, viste de engaño ese emotivo discurso, y en ese instante comienza a perder a Kim para siempre.

Una cosa es engañar al sistema legal, otra ser un cínico desalmado que utiliza la muerte de su hermano en su propio beneficio.

El terreno breakingbadiano

gus mike better call saul
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures

El otro gran costado de la temporada fue el que nos sumergió en el mundo del narcotráfico, ese que años después sería dominado por un Walter White que, al momento de los eventos que vemos ahora, todavía era un profesor de física sobrecalificado que enseñaba a adolescentes y vivía su vida tranquila y nunca se había apartado de la ley ni de su familia.

Gracias a Better Call Saul, el ascenso de Walter White en el mundo del narcotráfico cobra profundidad y una nueva perspectiva, más completa, al adentrarnos en ese terreno desde otros lugares y desde mucho antes en el tiempo.

Basta ver el gran esfuerzo que dedica Gustavo Fring a construir su propio imperio, con una paciencia inhumana, que incluye formar a su propio químico Gale Boetticher (ese personaje increíblemente extravagante y ocasionalmente hilarante, que combina lo inescrupuloso y lo dócil que lo hacen perfecto para Gus) y construir su propio laboratorio de manera completamente secreta y eficaz, poniendo a cargo de eso al hombre que pocas palabras le calzan tanto como «eficaz», Mike Ehrmantraut.

gale boetticher better call saul
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures

Ni que hablar de la paciencia de Gus Fring para eliminar a su principal competidor por la tajada de drogas del cartel, Hector Salamanca, pero de manera especialmente fría, calculada y cruel, al ver la oportunidad que se le presentó con la rebelión de Nacho.

Gus Fring es el único personaje de la serie que no experimenta una caída moral: estuvo ahí abajo desde el principio.

Es por eso, y por todo lo que vemos de que es capaz en Better Call Saul, que uno no puede dejar de pensar en Walter White y en aquella memorable llamada a Skyler después de la muerte de Gus: «Gané». Definitivamente contra todos los pronósticos.

En parte uno no puede dejar de pensar en Walter White por la aparición de ese buen hombre alemán que no casualmente se llama Werner, como el afamado químico de apellido Heisenberg que inspiró a Walter White, y que funciona en cierto modo como un paralelismo trágico de la historia de Walter White.

werner better call saul
Nicole Wilder/AMC/Sony Pictures Television

Werner cometió un error: no toleró alejarse de su familia, y ese fue su error fatal. Walter White no lo cometió (aunque siguió utilizando a su familia como excusa), y por eso “ganó”.

Ese momento final en medio del desierto, entre Mike y Werner, como es habitual en Better Call Saul y como lo era en Breaking Bad, está cargado de simbolismo y sutiles guiños.

Es en ese preciso instante, cuando Mike dispara a Werner, que Mike a tomado la decisión definitiva de pertenecer para siempre a ese mundo.

Es en ese momento en que sentencia su final, que tendrá lugar años después en una situación inquietantemente similar.

Sigue leyendo: