pop

¡No hay problema! O sí: ALF y una historia de tensiones y enfrentamientos detrás de cámaras

alf
NBC

Quizá la gran popularidad internacional de ALF y la gran presencia que tuvo en la televisión, especialmente en la década de 1990, den una impresión equivocada, pero lo cierto es que la sitcom del alienígena llegado de Melmac a la casa de los Tanner duró apenas cuatro temporadas (1986-90) y 99 episodios.

El éxito de la serie hace un poco incomprensible una duración tan relativamente breve y mucho más su cancelación, aún cuando sus ratings venían declinando.

Para encontrar una explicación hay que ir al detrás de cámaras, donde no todo era tan divertido e hilarante como lo hacía parecer la serie.

Un set cargado de tensiones y problemas

El elenco de la serie, conformado por el creador y marionetista Paul Fusco, quien ponía su voz a ALF, y por los miembros de la familia Tanner interpretados por Max Wright, Anne Schedeen, Andrea Elson y Benji Gregory, revelaron en una entrevista que en el set de grabación de la serie reinaba la tensión.

Hacer una serie protagonizada por una marioneta era una dificultad técnica que exigía mucho más a sus actores que una serie regular, lo que comenzó por crear un clima de trabajo difícil.

Todo el set estaba ubicado sobre una plataforma de un metro y medio de alto con puertas en el piso por la que emergía ALF, maniobrado desde abajo por Paul Fusco.

Max Wright, el actor que interpretó a Willy, fue uno de los más elocuentes sobre las dificultades que implicaba el rodaje y la disconformidad que creaba.

Dijo que odiaba tener que trabajar dependiendo «de un objeto inanimado tan demandante» que además «se quedaba con las mejores líneas de diálogo», y aseguró que en el tiempo que duró ALF estaba «enormemente deseoso de que la serie terminara».

Una anécdota contada por el actor y comediante Artie Lange, quien trabajó con Max Wright después en la serie The Norm Show, revela que el actor llegó a perder los estribos un día en el set y atacó al muñeco de ALF. Los productores tuvieron que intervenir para separar al actor de la marioneta.

En el último día de grabación de la serie, Max Wright grabó una sola toma y se fue del set.

«Se metió en su camarino, tomó sus cosas, se subió a su auto y desapareció. Así, sin siquiera despedirse» recordó Anne Schedeen, la actriz que interpretó a su esposa Kate.

Schedeen también detalló lo que sucedía en el set.

«No había alegría ni disfrute. Hacer la serie era una pesadilla por los requerimientos técnicos. Todo era lento y tedioso, grabar un episodio de 30 minutos nos llevaba 20 o 25 horas».

La actriz dijo que había algunas «personalidades difíciles» en el equipo, probablemente refiriéndose a Max Wright, y que todo era como una gran familia disfuncional.

Pero los problemas no se limitaban a los adultos.

Andrea Elson, que tenía 17 años cuando se estrenó ALF e interpretó a la hija de los Tanner, Lynn, atravesó por una etapa de bulimia cuando se filmó la segunda temporada.

Años más tarde, agradeció el hecho de que la serie haya terminado cuando lo hizo. «Si ALF seguía un año más, todos nos hubiéramos vuelto locos».

Max Wright, por su parte, reconoció años después que lo dificultoso de hacer la serie y lo mal que la pasaron en el set, en definitiva no era tan importante, ya que «ALF le dio alegría a mucha gente».

Sigue leyendo: