5 razones por las que Breaking Bad se volvió un clásico

AMC

Es un hecho innegable:Breaking Bad ya está en el pedestal de las grandes series de drama de todos los tiempos. Desde el episodio piloto, la producción nos vuela los sesos y solo promete una historia que nos absorberá y nos llevará a simpatizar con personas de cuestionable moral.

Gracias a sus personajes, trama y subtramas, sobran las razones para afirmar que es un clásico de la televisión de todos los tiempos. Sin embargo, estas 5 razones nos ayudarán a saber un poco más al respecto.

#1 Poesía visual

AMC

En un primer momento, la serie cuenta con grandes planos del escenario árido y desértico en donde se desarrolla la historia. Estas imágenes, a su vez, nos muestran detalles ricos e interesantes desde el punto de vista pictórico y de iluminación.

Dichos elementos, por pequeños que sean, nos ofrecen valiosa información sobre lo que vemos. Por ejemplo, el hecho de que Marie use siempre una variedad de tonos de violeta o que Skyler use el verde en momentos que parece compaginar con Walt.

No hay escenarios o locaciones de lujo, pero sí existe una disciplina visual, una estética variada, densa y disfrutable.

#2 La atención a los detalles

excelentes montajes en breaking bad
Ben Leuner/AMC

La mente de Vince Gilligan dio con una fórmula infalible, la de tratar cada episodio no solo como una gran historia, sino como un ente propio que contiene un desarrollo intenso hasta que concluye.

Gracias a ello, la serie no hace un seguimiento mecánico de los acontecimientos, sino todo lo contrario. Le da vida a cada aspecto mostrado en pantalla y hace que nosotros, como espectadores, nos involucremos más en lo que sucede.

#3 La adaptabilidad

AMC

Uno de los grandes retos de las series es que la historia principal pueda sostenerse. En algunos casos se logra al añadir personajes. Esto, no obstante, puede producir un efecto contrario y hacer que el público pierda interés. No fue así con Breaking Bad. De hecho, cada adición le otorgó un nivel increíble a la serie, como en los casos de Jane y Mike, personajes que ayudaron a crear tensión y sorpresa en cuanto al desarrollo de la historia.

Son elementos más que bien pensados.

#4 Las actuaciones

AMC

Sin duda es un aspecto que no podemos obviar. Por un lado, la transformación de Walter White como hombre común que trata de seguir las reglas hasta convertirse en un hombre ambicioso, oscuro y despiadado es sencillamente un espectáculo. En el extremo opuesto está Jesse Pinkman, que en los inicios no parecía tener relevancia, pero luego se muestra como un alma atormentada que se endurece para sobrevivir. Ellos, por supuesto, son la punta del iceberg.

Skyler, Marie, Hank y Walter Jr. son elementos que le hacen contrapeso a nuestros protagonistas y que también experimentan cambios drásticos.

Breaking Bad explora, escudriña al ser humano y nos pasea por emociones fuertes y sórdidas. Tal como en la vida real.

#5 Percepción de la moral

AMC

Creemos que somos buenas personas, ¿cierto? Pues es posible que nos encontremos cuestionando este hecho, ya que sentimos simpatía por un personaje claramente oscuro como Walter y por decisiones que superan el límite de lo legal.

La transgresión de las normas, de lo que creemos correcto, es un aspecto que trata la serie sin caer en clichés. Es una enseñanza del oscuro corazón de Walter White y de que, a pesar de ello, podemos sentirnos identificados con él.