mujer

La inflamación en el cuello puede ser un síntomas de cáncer en el sistema linfático

inchaco pescoco linfoma 0819 1400x800
Orawan Pattarawimonchai/shutterstock

La inflamación en el cuello derivada del crecimiento de los ganglios y puede ser uno de los síntomas de cáncer en el sistema linfático.

Dicho sistema tiene como objetivo limpiar de toxinas al sistema circulatorio, lo que fortalece el sistema inmune.

linfoma cancer celulas 0219 1400x800
Kateryna Kon/shutterstock

El linfoma crea células malignas en los ganglios linfáticos (ganglia) y estos pueden ser benignos, malignos o muy agresivos y se dividen en dos tipos muy frecuentes: Hodgkins y no Hodgkin.

Linfoma de Hodgkin y no Hodgkin

En el linfoma de Hodgkin los tumores se propagan de un grupo de ganglios a otro, por medio de los vasos linfáticos.

Según información del Hospital Israelita Albert Einstein, esto aparece sin distinción de edad, pero es más recurrente en adultos jóvenes de entre 15 y 40 años.

Los linfomas no hodgkinianos afectan con mayor frecuencia el sistema nervioso central, el cerebro, la médula espinal y al sistema oseo.

Sólo se puede asegurar que un paciente se curó por completo del linfoma si no hay nuevas incidencias tras cinco años.

Síntomas de linfoma

emagrecimento 0918 1400x800
Rostislav_Sedlacek/Shutterstock

Estos pueden variar dependiendo del tipo de linfoma, pero los signos más comunes de la enfermedad, además de hinchazón en el cuello, son:

  • Crecimiento de los ganglios debajo de la mandíbula, axilas, encima o debajo de las clavículas, en el lado interno de los brazos o la ingle
  • Tos seca o con flemas
  • Dolor en el tórax
  • Dificultad para respirar
  • Fiebre menor a los 38 grados
  • Sudoración nocturna
  • Pérdida de peso inexplicable
  • Picazón intensa

Linfomas: causas y tratamientos

Aún no se conocen por completo las causas por la que aparecen los linfomas. Algunos se relacionan con problemas virales, mientras que otros simplemente ocurren sin razón aparente, explica el hematólogo Nelson Hamerschlak del Hospital Israelí Albert Einstein.

cancer celula linfoma 0819 1400x800
CI Photos/shutterstock

El tratamiento varía según el paciente y el tipo de enfermedad, pero la mayoría de las veces se utilizan recursos como radioterapia, quimioterapia e inmunoterapia y para linfomas muy agresivos, se puede recomendar un trasplante de médula ósea.

Los linfomas son potencialmente curables, incluso cuando ya están muy avanzados. Si se diagnostica a tiempo, las posibilidades de curación del linfoma aumentan en más del 85%

¿Has sentido o conoces a alguien que pasara por esto?

Pst, pst, esto te interesará y te ayudará a cuidar tu salud:

Artículo traducido desde el original de VIX Brasil, del autor Paulo Nobuo.