mujer

El coronavirus 'prefiere' las almohadas: un nuevo estudio explica por qué

almohadas covid 19 2020 0
iStockphoto/Thinkstock | Tomohiro Ohsumi vía Getty Images

El tema de las superficies capaces de alojar partículas de coronavirus (COVID-19) ha sido una de las principales preocupaciones por parte de la comunidad médica a nivel global.

personal medico trabaja en atencion movil de coronavirus washington abril 6 2020 1209295591
Drew Angerer vía Getty Images

Desde el cartón hasta el acero, la rápida propagación del virus se debe a su amplia permanencia en objetos cotidianos: puede vivir en el ambiente regular desde tres horas hasta tres días, y por ello la desinfección en artículos de uso diario nunca debe ser subestimada.

En este punto, un nuevo estudio publicado enEmerging Infectious Diseases Journal reveló que el virus puede alojarse por grandes lapsos en almohadas.

habitacion hotel en roma
filippo giuliani/Shutterstock

La investigación inició en un hotel de China: los especialistas analizaron las habitaciones de dos estudiantes, quienes fueron puestos en cuarentena en el hotel tras regresar de un viaje en el extranjero.

A los sujetos se les denominó "A" y "B", mediante hisopos, los especialistas recopilaron evidencia de las superficies con las que interactuaron durante su estadía.

personal de salud usa equipo de proteccion contra coronavirus chile abril 28 20 1211207901
Marcelo Hernandez vía Getty Images

El paciente A regresó a China el 19 de marzo, mientras que el paciente B lo hizo el 20 de marzo. Cuando llegaron, ninguno tenía fiebre ni ningún síntoma de COVID-19, pero fueron llevados al hotel para pasar en él 14 días.

Todas las mañanas y las tardes, el personal médico local verificaba la temperatura de ambos pacientes, o si habían desarrollado síntomas. Aún al segundo día, ninguno tuvo fiebre ni otras señales preocupantes.

inicio epidemia coronavirus restaurante hombre beijing china febrero 8 2020 1199356513
Kevin Frayer vía Getty Images

A casi una semana del confinamiento, los pacientes seguían sin mostrar síntomas, pero fueron evaluados en el hospital "por precaución" y dieron positivo a COVID-19, incluso sus heces mostraron una gran cantidad de patógenos relacionados al SARS-CoV-2. En este punto, tanto "A" como "B" comenzaron a tener síntomas.

Posterior a las pruebas y a su resultado positivo, los investigadores tomaron muestras de superficies en las dos habitaciones de hotel ocupadas: fundas de almohadas, edredones, sábanas y toallas; así como las manijas de las puertas, grifos, interruptores e inodoros.

coronavirus covid 19 pandemia beijing china abril 2020 1208943017
Lintao Zhang vía Getty Images

Para agregar un control a su estudio, los científicos también recolectaron muestras de una habitación desocupada. De las 11 muestras que recolectaron en las habitaciones de "A" y "B" (22 en total), ocho fueron positivas para el coronavirus. Seis eran de la habitación del paciente A: todas ellas predominando en la sábana, la toalla y en especial, en las fundas de las almohadas.

Por otra parte, el grifo de la habitación del paciente B dio positivo para el coronavirus, y de nuevo: una gran concentración de patógenos SARS-CoV-2 venían de sus almohadas.

quarto casal cama 0618 1400x800
Latkn/shutterstock

Como se esperaba, las habitaciones desocupadas dieron negativo en las pruebas. La publicación es clara respecto a los resultados:

En nuestro estudio demostramos un alto desprendimiento de carga viral en pacientes presintomáticos, lo cual es consistente con estudios previos, proporcionando evidencia adicional de la transmisión presintomática del virus. El contacto prolongado con un objeto conduce a niveles más altos de contaminación, ya que el virus se encontró mayormente en ropa de cama.
anticuerpos 3
Manop Boonjumnian/Shutterstock

Al volver a prestar atención específicamente a las almohadas, los investigadores reiteraron que allí "descansaban" flujos nasales y orales debido a las horas de sueño. Agentes trasmisores de coronavirus directamente provenientes del sistema respiratorio, quedan fácilmente como "residuos", por lo que es natural que dichos accesorios de cama guarden más patógenos en comparación con otros artículos.

La recomendación prevalece: no hay más camino a la sanidad y a la precaución que la desinfección contante. No se recomienda sacudir la ropa de cama antes de lavarla, ya que si existe allí el virus, puede "saltar" a otras superficies.

Ve también: