mujer

¿Sabes qué es la espina bífida? Conoce sus causas y cómo prevenirla

liston bifida
Chinnapong vía Shutterstock

Existen enfermedades que aparecen desde la gestación, algunas no implican problemas graves de salud, pero otras son mucho más complejas. La espina bífida es de las últimas pero, a pesar de su gravedad, existen formas de reducir el riesgo de que tus futuros hijos la padezcan.

Cada 21 de noviembre se celebra el Día Mundial de la Espina Bífida, tiene la intención de concientizar sobre el riesgo de este padecimiento (del que el público general no sabe mucho) y de las medidas para prevenirlo.

bifida
Morphart Creation vía Shutterstock

¿Qué es la espina bífida?

medula
Tomatheart vía Shutterstock

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la espina bífida es una malformación congénita que aparece durante las primeras semanas del embarazo: la columna vertebral que protege a la médula espinal no se desarrolla de manera normal.

A esta afectación se le conoce como uno de los más comunes Defectos del Tubo Neural (DTN) y puede aparecer cuando, en cualquier tramo de la de la columna vertebral, el tubo Neural no se cierra por completo.

columna vertebral
decade3d - anatomy online vía Shutterstock

Al no formarse de manera correcta la espina dorsal, tanto las vértebras como la duramadre (la membrana más externa y resistente que cubre la médula espinal) provocan una protuberancia en la que se acumula una cantidad excesiva de líquido cefalorraquídeo.

Tipos de Espina Bífida

espinas bifida
Houston Methodist

Padecer este defecto congénito puede provocar daños en el sistema nervioso, haciendo factible la aparición de discapacidades tanto físicas como intelectuales. La gravedad de la afectación depende de factores como el tamaño y localización de la abertura, además del impacto que genere en los nervios.

En ese sentido, la espina bífida se desarrolla de tres maneras distintas: mielomeningocele, meningocele y oculta, cada una con un grado distinto de severidad.

Alexilusmedical / Shutterstock

Mielomeningocele es el tipo más grave de esta malformación. Consiste en la aparición de una protuberancia en la espalda del bebé, donde se almacena líquido cefalorraquídeo, nervios y parte de la médula espinal.

Sus consecuencias abarcan desde la pérdida en el control de esfínteres y la falta de sensibilidad, hasta la parálisis total o parcial de las piernas. En muchos casos, puede provocar hidrocefalia.

medula
Sebastian Kaulitzki vía Shutterstock

La espina bífida meningocele es tipo menos grave de este padecimiento. También se manifiesta la aparición de un saco en la espalda, pero este solo resguarda líquido cefalorraquídeo. No hay presencia de nervios o médula, por lo que daña moderadamente los nervios, aunque puede no generar daño alguno.

En el caso de la espina bífida oculta, no hay ninguna protuberancia o quiste que sobresalga de la espalda, ya que únicamente existe un espacio entre los huesos de la columna. No suele producir ningún tipo de síntoma, discapacidad o afectación y suele detectarse hasta la niñez sin presentar complicaciones.

bebe parto nascimento 1217 1400x800 0
LittleDogKorat/ Shutterstock

Para su prevención y tratamiento

operacion
MAD.vertise vía Shutterstock

Según indica la OMS, se puede reducir el riesgo de que un bebé presente espina bífida en un 70 por ciento si la madre toma ácido fólico en las cantidades recomendadas por su médico. El Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos recomienda 400 microgramos al día.

El mismo instituto establece que enfermedades hereditarias como la diabetes y la obesidad deben ser tomadas en cuenta durante el embarazo para la salud tanto de la madre como del futuro bebé.

bebe  recien nacido
Halfpoint vía Shutterstock

En el caso de la espina bífida mielomeningocele, se ha comprobado que una cirugía prenatal para cerrar la protuberancia puede aumentar que la persona evite el uso de muletas o artefactos de asistencia, aunque se corre el riesgo de un parto prematuro.

También te puede interesar: