mujer

Para que las várices no aparezcan en tus piernas: ejercicios que te ayudan a prevenirlas

mujer ejercicio estiramiento de piernas
Maridav vía Shutterstock

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre de Estados Unidos explica que las várices son venas inflamadas que pueden verse bajo la superficie de la piel. Cuando la sangre se acumula en las venas, sus paredes se ensanchan y provocan las temidas várices.

Para evitar y prevenir la aparición de las llamadas "arañitas", puedes realizar una serie de ejercicios que te ayudarán a mejorar la circulación, y con ello, la salud de tus piernas.

varices en piernas shutterstock
Ton Blackmarine vía Shutterstock

#1 Pedaleo

Recuéstate en el piso, sobre un tapete o toalla, mirando boca arriba y con la espalda recta. Levanta las piernas y muévelas como si estuvieras pedaleando una bicicleta. Repite de 15 a 20 veces todos los días.

mujer ejercicio de piernas pedaleo tapete
Vladimir Sukhachev vía Shutterstock

#2 Movimientos en círculo

De nuevo, colócate boca arriba sobre el piso, manteniendo la espalda y la cabeza recta. Sube tu pierna derecha, debe quedar a la altura de tu cadera y formar un ángulo de 90°.

Déjala arriba y haz círculos en el sentido de las agujas del reloj, durante 1 minuto. Después realiza el mismo proceso con la otra pierna. Haz 5 repeticiones con cada extremidad.

#3 Punta-talón

Ponte de pie, y junta tus piernas y pies. Puedes dejar los brazos a los costados de tu cuerpo. Levanta las puntas de los pies, sin separar los talones del piso. Luego, en la misma posición, levanta los talones, sosteniéndote en las puntas. Repite el ejercicio 20 veces.

mujer perfil ejercicio pararse en puntas
Viktoriia Hnatiuk vía Shutterstock

#4 Sube escaleras

Los escalones ayudan a tonificar las piernas y activan todo el cuerpo. Además, previenen la aparición de las várices. Sube y baja escaleras 20 veces, para ver los beneficios.

mujer de espaldas ejercicio subir escaleras
Maridav vía Shutterstock

#5 Junta y separa los pies

Siéntate en una silla, manteniendo la espalda recta y pegada al respaldo. Abre ligeramente tus piernas, para que queden a la altura de los hombros.

Mete sólo las puntas de los pies para que queden juntas, sin mover el talón; luego sepáralas. Repite el procedimiento 25 veces.

mujer piernas sentada en una silla ejercicio
Africa Studio vía Shutterstock

Sigue leyendo: