mujer

Síndrome de Quervain, la enfermedad que está afectando a los millennials trabajadores

joven adulto trabajo estres frustracion
KimSongsak/Shutterstock

Actualmente, la vida laboral en las grandes ciudades se puede resumir en un pequeño cubículo, un preocupante estrés y una infinidad de horas frente a la computadora.

Este triste escenario tiene diversas repercusiones en la vida de las personas, quienes pueden desarrollar desde un trastorno mental, conocido como Síndrome de Desgaste Ocupacional (burn-out en inglés), hasta sufrir del Síndrome de Quervain.

estres trabajo
Prostock-studio vía Shutterstock

El Síndrome de Quervain, también conocido como tendinitis de Quervain, se presenta en los tendones de la muñeca. Los tendones son los tejidos flexibles que conectan el músculo con el hueso y permiten que muevas tus manos, piernas, dedos y pies. En el caso de la mano, los tendones conectan los músculos del antebrazo y la muñeca con los huesos de los dedos.

Cuando los tendones de la muñeca se sobrecargan por movimientos repetitivos, estos se inflaman. A su vez, eso provoca la aparición del Síndrome de Quervain.

muneca dolor
Shutterstock

La Universidad de Harvard afirma que este tipo de tendonitis comúnmente la padecen las nuevas mamás, debido a los movimientos repetitivos que realizan con su muñeca para cuidar a su bebé. No obstante, el uso constante de la computadora y dispositivos móviles ha ocasionado que otras personas, principalmente los millennials, padezcan esta afección.

Los síntomas principales de este síndrome son el dolor e hinchazón en la base del pulgar. Con respecto al dolor, en los casos más graves se puede extender hasta el antebrazo. En cuanto a la inflamación, esta se presenta a lo largo del lado del pulgar y en la muñeca, y puede ocasionar limitación en el movimiento.

Este padecimiento puede llegar a ser sumamente doloroso, a tal grado que acciones tan simples como levantar tu taza de café pueden resultar tareas casi imposibles.

tratamiento sindrome tunel carpiano 2
iStock/Thinkstock

Es importante que cuando llegues experimentar este tipo de inflamación no lo dejes pasar y acudas con el médico. Normalmente, esta afección se diagnostica con la prueba de Finkelstein, un examen donde flexionas y maniobras con tu muñeca y pulgar.

Como cualquier tratamiento, este depende de la gravedad de la lesión. El tratamiento estándar es reposo, hielo y antiinflamatorios. En los casos más graves, el médico incluso puede recomendar una cirugía.

También te puede interesar: