mujer

Enfrenta tu vida con fortaleza: 7 pasos para cuidarte desde dentro y elevar tu inmunidad mental

mujer tristeza
Photo by Nick Karvounis on Unsplash

La mente funciona como el cuerpo en por lo menos un aspecto: puede alcanzar una cierta inmunidad, o tenerla debilitada. Para un cuerpo que ya está enfermo, una enfermedad que de otra manera sería inocua, como un resfriado, puede tener serias consecuencias. Así, para una mente dominada por el estrés, un pequeño contratiempo puede significar un descarrilamiento total en términos emocionales.

Una mente inmune está preparada para recibir las circunstancias desafiantes y no doblegarse ante ellas. Para obtenerla, debemos transformar nuestra concepción vital y dejar de eludir el dolor para comenzar a darle más significado a nuestra vida a través de circunstancias ricas en emociones, explica Brianna Wiest, autora y editora, experta en salud emocional, para Forbes.

mujer orgullo
Photo by henri meilhac on Unsplash

7 pasos para alcanzar inmunidad mental y resiliencia emocional

La inmunidad mental nos permite integrarnos a nuestros pensamientos en lugar de evitarlos. Casi siempre, cuando hay un pensamiento negativo o una emoción conflictiva que queremos esconder, hay un problema de raíz que deberíamos observar con más atención y trabajar.

A través de este proceso, podemos tolerar pensamientos y emociones que nos dan miedo y aprender de ellos. Ser capaces de procesar estas sensaciones incómodas nos hace más fuertes, como una vacuna.

estres depresion tristeza
Photo by Danielle MacInnes on Unsplash

Tener inmunidad mental es un método efectivo para saber quiénes somos, qué queremos hacer y de qué debemos prescindir en la vida. Nos ayuda a avanzar en lugar de mantenernos estancados en un solo lugar, por miedo. Entonces, ¿cómo obtenerla?

1. Abandona el perfeccionismo

Apunta a mejorarte en un 1 % cada día, aconseja Wiest, ya que es una meta más alcanzable que intentar revolucionar tu vida de una vez. Pequeños progresos te encaminan hacia el progreso mayor.

ejercicio correr
Photo by Bruno Nascimento on Unsplash

2. No te definas con tus luchas

«Soy depresivo», «tengo ansiedad»: estas frases, si bien comunes, no son saludables. Muchas personas se identifican con sus luchas y las llevan como un estandarte. Mientras que un método de empoderamiento similar es útil en casos crónicos, cuando estamos intentando cambiar una tendencia, esas frases no hacen más que derribar nuestros esfuerzos.

Mantén la atención hacia las palabras que usas para describirte. Si bien es cierto que al describirnos únicamente con frases positivas solo estaríamos pintando la mitad del cuadro, es importante reconocernos como una obra en proceso. Eso significa perdonarnos más y no castigarnos con una identificación que no es nuestro objetivo.

sonrisa mujer
Photo by Connor Wilkins on Unsplash

3. Acepta el miedo

Aprende a esperar y aceptar el pensamiento que te indica que tienes miedo o preocupación, y recuerda que este no siempre es una representación adecuada de la realidad. Confía más en tu criterio.

4. Ansía el cambio

A veces, solo por el tiempo que ha durado una misma situación, preferimos permanecer en ella a pesar de que no nos haga bien. Es difícil reunir fuerzas para comenzar. Pero, según Wiest, el primer paso es sencillo: se trata únicamente de desear ver un cambio. Si no puedes hacer nada más por cambiar, comienza por decirte: «Estoy dispuesta a ver un cambio».

viaje calle
Photo by Guilherme Stecanella on Unsplash

5. Vive en el presente

Compramos, gastamos, comemos, bebemos, soñamos y planeamos para estar fuera del momento presente todo el tiempo, y por todas esas distracciones que nos permitimos, no podemos enfrentar nuestros sentimientos.

Estar presentes es esencial para desarrollar más resiliencia mental y salud emocional: estar presentes nos permite responder a nuestros pensamientos y sentimientos, y confrontarlos en el momento, sin dar lugar a arrepentimientos futuros. ¿Por qué no me di cuenta antes? Estabas demasiado ocupada escapando del momento.

taza cafe mujer feliz
Photo by Alina Kovalchuk on Unsplash

6. No te creas tus pensamientos

Interpreta los pensamientos que se te vengan a la cabeza no como realidades, por raros y negativos que sean, sino como símbolos de algo que está sucediendo en tu interior. Como si se tratara de un sueño, muchas veces lo que pensamos estando conscientes no tiene sentido dentro de nuestra realidad. En lugar de tener miedo de tus pensamientos, considera qué podrían representar en tu vida.

mujer lentes
Photo by Caleb George on Unsplash

7. Imagina lo que podrías hacer con tu vida

Tu único obstáculo es el miedo. ¿Qué podrías hacer si el miedo no te detuviera? Comienza por hacerlo ahora.

También lee: