mujer

Tu comida debería ser un arcoíris si de verdad quieres cuidarte: Harvard te explica por qué

frutas verduras colores
Africa Studio vía Shutterstock

Agregar color a tus comidas podría ser el secreto de una vida más larga y saludable, según la Universidad de Harvard. Una dieta rica en frutas y verduras variadas es la clave para prevenir enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer, entre otras condiciones crónicas.

Está demostrado que una alimentación rica en vegetales ofrece una mayor protección contra enfermedades que una dieta baja en alimentos procesados o grasas saturadas. La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda consumir, como mínimo, 2 tazas y media de frutas y verduras por día. Para obtener lo mejor de estos nutrientes, lo mejor es hacer un arcoíris con cada plato.

ensalada 1
Timolina vía Shutterstock

La comida de tu plato debería ser un arcoíris, según Harvard

Los diferentes colores de los vegetales indican los distintos fitonutrientes de cada uno; estos son los compuestos que les dan su color, además de su sabor y aroma. El papel de los fitonutrientes es fortalecer el sistema inmune de la planta: la protegen contra peligros de su ambiente natural, como enfermedades o sol excesivo. Cuando los humanos se alimentan de plantas, los fitonutrientes pueden tener funciones similares.

Cada color provee diferentes nutrientes y ningún color es superior a otro, por eso es que se recomienda tanto el balance. Tanto comer la cáscara más llamativa (usualmente más rica en fitonutrientes) como la pulpa más pálida de los vegetales es importante para una alimentación sana.

frutas verduras
Photo by Yuval Yehudar on Unsplash

Rojo

Este color indica una presencia abundante del carotenoide licopeno, un potente destructor de radicales libres que protege ante ciertos tipos de cáncer, además de enfermedades del corazón y de los pulmones. También ayuda a protegerte del sol y mejora la vista, según Healthline. Previene enfermedades relacionadas con el deterioro cerebral de la edad, como el alzhéimer.

Encuéntralo en: fresa, frambuesa, tomate, cereza, manzana, sandía, uva tinta, cebolla morada, entre otras frutas y verduras.

sandia 1
Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

Anaranjado y amarillo

Otorgan un antioxidante que les da el color característico: el beta-caroteno, que ayuda a la comunicación intracelular y puede prevenir ataques cardíacos. Contribuye a la salud de la piel, los pulmones y los ojos, y, además, previene algunos tipos de cáncer.

Encuéntralo en: zanahoria, boniato, morrón amarillo, naranja, ananá, mandarina, mango, calabaza, damasco, durazno, melón, maíz, entre otras.

damasco
Photo by Brigitte Tohm on Unsplash

Verde

Estos alimentos son ricos en químicos anticancerígenos como sulforafano, isocianato e indoles, que inhiben la acción de los componentes que provocan cáncer.

Encuéntralos en: espinaca, aguacate, espárrago, alcachofa, brócoli, brotes de alfalfa, kale, repollo, coles de Bruselas, kiwi e incluso hierbas como la menta, el romero, la salvia, el tomillo y la albahaca. El té verde también tiene estas propiedades.

vegetales verdes 0
TanaCh vía Shutterstock

Azul y morado

Estas frutas y vegetales contienen poderosos antioxidantes, llamados antocianinas, que se cree retrasan el envejecimiento celular y protegen el corazón al prevenir la formación de coágulos de sangre.

Encuéntralos en: arándano, mora, uva Concord, pasas de uva, berenjena, ciruela (y pasas de ciruela), higo, lavanda y repollo morado. (Algunos de estos vegetales, como la ciruela y la berenjena, concentran las antocianinas en la cáscara.)

arandanos 0
Photo by Joanna Kosinska on Unsplash

Blanco y marrón

La familia de las cebollas contiene alicina, un compuesto que previene el desarrollo de tumores. Otros alimentos en este grupo tienen flavonoides como la quercetina y el kaempferol.

Encuéntralos en: cebolla, coliflor, ajo, puerro, rábano daikon, champiñones.

coliflor
Anton Mayorov vía Shutterstock

Puedes leer: