mujer

Depresión y trastornos de alimentación: por qué la psoriasis es un problema más psíquico que físico

psoriasis efecto psiquico2
Ternavskaia Olga Alibec/Shutterstock

La psoriasis es una condición crónica de la piel en la que sus células aceleran el ciclo de vida. Este proceso genera células adicionales en la piel y forma una especie de escamas y manchas rojas, según Mayo Clinic. No es una condición grave, pero puede generar picazón, dolor y, sobre todo, problemas psíquicos en las personas que la padecen.

El hecho de que sea una enfermedad meramente visual y que no haya una cura para ella puede potenciar la desconfianza, baja autoestima, ansiedad, depresión y trastornos alimenticios. El estrés puede potenciar la enfermedad, así como la psoriasis suele aumentar el riesgo de tener estrés, depresión o ansiedad, según la Fundación Nacional de Psoriasis de Estados Unidos. El sitio de la fundación explicó que «el estrés es un desencadenante común de la enfermedad psoriásica [...]. Vivir con la enfermedad puede derivar en más estrés, lo que, a su vez, puede llevar a un nuevo brote de psoriasis. Aquellos que viven con la enfermedad psoriásica pueden encontrarse en un ciclo interminable».

La revista Archives of Dermatology publicó un estudio en 2010 en el que se encontró que las personas con psoriasis tienen 39 % más de riesgo de padecer depresión que quienes no tienen la enfermedad crónica. En relación a la ansiedad, el riesgo es del 31 %.

psoriasis efecto psiquico
pumatokoh/Shutterstock

El hecho de que la psoriasis genere mínimos problemas físicos (son molestos sí, también generan dolor, pero, sobre todo, genera desconfianza) lo convierte en una preocupación más mental que física. Es una condición crónica, es decir que no tiene cura, pero a los expertos les preocupa más el impacto que puede tener en la salud mental de una persona que en la salud física (incluso, con ciertos procedimientos médicos se puede controlar o al menos reducir su impacto en la piel).

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos «la psoriasis tiene un alto impacto en la autoestima y la calidad de vida de las personas» y, tras realizar un estudio, encontró que la depresión, la ansiedad, los trastornos de sueño, de alimentación y, también, problemas sexuales pueden ser algunos de los síntomas más comunes de esta enfermedad. Además, publicó que «el tratamiento adecuado debe tener en cuenta los trastornos mentales asociados con la psoriasis, así como las circunstancias en las que ocurren». ¿Por qué? Por el círculo interminable que se mencionó anteriormente: «La ansiedad o la depresión empeoran esta enfermedad de la piel. Y las consecuencias estéticas de tener psoriasis empeoran, también, la condición de ansiedad asociada».

psoriasis efecto psiquico1
Simon Kadula/Shutterstock

La psoriasis se debe tratar tanto física como mentalmente. Es una enfermedad crónica que tiene una gran influencia en la salud mental de la persona que lo padece, por lo tanto se debería acompañar el tratamiento médico con un tratamiento psicológico.

Te interesarán: