mujer

Transforma tu figura: 8 hábitos esenciales de las personas que se sienten orgullosas de su cuerpo

ejercicio brazos pesas
Photo by Alora Griffiths on Unsplash

¿Cómo hacen algunas personas para conquistar las metas que se proponen con sus cuerpos, sin aparente esfuerzo? Para empezar, el esfuerzo está, aunque no lo veamos. Pero eso no significa que ejercitarse y llevar un estilo de vida saludable sea una tarea titánica, solo apta para un grupo selecto de personas.

Un cambio en tus hábitos implica una transformación de la manera en que vives: si realmente estás dispuesto a trabajar en tu cuerpo para disfrutarlo en su mejor versión, deberás replantearte los hábitos que te lo están impidiendo en la actualidad. No se trata de implementar una serie de cambios abruptos y radicales; cuando modifiques de hábitos, deberás trabajar en un hábito por vez, hasta que lo domines.

Tampoco se trata de iniciar esta transformación desde el odio al propio cuerpo o su negación. Para tener éxito, e incluso disfrutar de todo el proceso, deberás respetarte en cada paso que des.

Entonces, ¿en qué consisten estos cambios? ¿Cuáles son los hábitos de las personas que ya se sienten orgullosas de sus cuerpos?

la alimentacion saludable puede convertirse en un problema de salud
Odua Images via Shutterstock

Planean todo

Para las personas que están en forma, planear una sesión de ejercicios es tan importante como agendar una reunión de trabajo o una cena con amigos. «Si puedes reducir el número de decisiones que tienes que tomar, puedes poner más energía en lo que vas a hacer», explica Hollis Tuttle, exatleta e instructora de fitness en Nueva York, para Greatist.

Si ya utilizas una agenda, comienza a anotar en ella los entrenamientos que harás en la semana, así no tienes que pensar dos veces antes de salir a correr: simplemente te pones tus tenis y lo haces. Si tu agenda lo dice, lo cumples.

agenda diario escribir
Saulyak Sergey vía Shutterstock

No hacen dieta

Los inteligentes no hacen dieta es el título de un libro publicado por la psicóloga Charlotte Markey, que se ha interesado por el tema de cómo nuestros hábitos influyen en el éxito a la hora de bajar de peso. Si no hacen dieta, ¿qué hacen? Construyen una forma saludable de comer que mantienen a largo plazo, o, mejor dicho, para toda la vida. Asumir este desafío sin prisa pero sin pausa es lo que les permite ganar la carrera.

comiendo hamburguesa
Bogdan Sonjachnyj vía Shutterstock

Markey conoce bien la dificultad que trae lograr esto en una sociedad que incita al consumo masivo de alimentos para nada saludables. Y es importante que tú también sepas que está bien si de vez en cuando tienes ganas de comer algo dulce; el enfoque de tu alimentación debería ser reducir el consumo de alimentos procesados dentro de lo que te sea posible, no erradicarlos por completo de tu dieta.

La comida está ahí para nutrirnos, pero también para darnos placer. Experimenta con tu dieta hasta encontrar el balance, el punto justo, entre lo que es saludable para ti y lo que es placentero. El consejo de Markey: «desarrolla un gusto por la comida saludable». ¿Cómo? La recomendación de Leo Babauta, del blog Zen Habits, es que comiences a incorporar la comida que no te gusta. «Date tiempo para adaptarte a la comida nueva: si no te gusta el sabor de los vegetales en principio, trata de comerlos cada día por una semana. Comenzarán a gustarte».

ensalada verduras vegetales
Joshua Resnick via Shutterstock

Priorizan el ejercicio

Si tienes un objetivo, no lograrás alcanzarlo nunca si no lo priorizas en tu vida. Debes hacer tiempo para ejercitarte, para planear tus comidas, para comprar alimentos saludables, para aprender nuevas recetas. Las personas que están en forma no son diferentes a ti: solo hacen más tiempo para su prioridad, que es su forma física.

Si tus prioridades son otras, deberías replantearte el objetivo de estar en forma y, quizá, ajustar tus metas a algo más realista. Todos tenemos vidas diferentes con obligaciones variadas: estudiar, cuidar familiares, llevar adelante una familia, trabajar muchas horas… Lo que vale es que encuentres la mejor opción para ti.

ejercicio lluvia
Alliance vía Shutterstock

Siempre tienen un snack saludable

A todos nos da hambre, especialmente en el bajón de azúcar que suele suceder a media tarde. Ten algo nutritivo a mano para alimentar tu estómago y evitar salir a comprar otra alternativa rica en calorías desesperadamente. «Soy hambrienta por naturaleza, dice Lauren Yovanno, instructora de fitness, para Greatist. «Hago lo mejor que puedo para llenar mi cocina de snacks saludables, para que la decisión de comer algo bueno sea fácil», dice, y quizá todos deberíamos hacer lo mismo. Para esto también sirve el consejo de planear.

5 snacks nutritivos que pueden mantenerte satisfecho durante todo el dia5
SMarina via Getty Images

Tienen un grupo de apoyo

Sea un grupo de amigos, su pareja, o la clase del gimnasio, las personas que se ejercitan encuentran a alguien que les sirva de motivación. Hay estudios que demuestran que hacer ejercicio en grupo retribuye más satisfacción, lo que te hará más fácil querer repetir la experiencia. Además, es bueno tener a alguien a quien le puedas decir que hoy no tienes ganas de salir a correr y te insista.

grupo amigas gimnasio
Bojan Milinkov vía Shutterstock

Tienen horas de sueño regulares

Dormir bien y lo suficiente (para la mayoría de las personas, 8 horas) asegura que tu apetito no tenga fluctuaciones extrañas al otro día, ya que regula las hormonas que lo controlan. Procura levantarte e irte a dormir todos los días más o menos a la misma hora, para acostumbrar a tu cuerpo al horario. Esto incluye también los fines de semana. Es importante dormir lo suficiente para rendir en los entrenamientos del otro día: tener energía para que el cansancio no sea una excusa.

dormir pies cama
Winzy Lee vía shutterstock

Se divierten

Encontrar un tipo de ejercicio que te haga feliz practicar es clave para continuar con el hábito a largo plazo. Las personas que se ejercitan saben que no hay una fórmula mágica para todos, que los mismos ejercicios no funcionan para diferentes personas. Encuentra lo tuyo: ¿te gusta correr o levantar pesas?, ¿estar en un lugar cerrado o en exteriores? Además, sé selectivo con lo que eliges: no pagues la clase de un profesor que no te cae bien. Algo tan accesorio como la música que utilice puede ser una razón para que decidas faltar a sus clases, aunque no te des cuenta.

ejercicios gluteos 1
WeAre/shutterstock

Son amables consigo mismos

Una rutina de ejercicios no debería ser un castigo: al contrario, debería ser algo que haces porque te amas, porque amas tu cuerpo y quieres cuidarlo. Desde allí, es muy importante dónde tienes puesta la mente para asegurar el éxito de tus hábitos: la culpa, el arrepentimiento y el miedo no deberían ser las razones de tu motivación. De acuerdo con Babauta, está comprobado que las motivaciones negativas, aunque son las más comunes, no funcionan bien. En lugar de eso, lo que sí se queda contigo a largo plazo es la motivación a través de un punto de vista positivo.

Trátate bien: no te castigues por haber perdido un día, ya que eso no te motivará más, sino que tendrá el efecto contrario. Solo sigue adelante sin pensar en nada más. «No me castigo por mimarme de vez en cuando», dice Yovanno: «la culpa lastima más que una galletita o un puñado de papas».

barra chocolate
Photo by rawpixel on Unsplash

Melody Scharff, instructora en dos gimnasios de Nueva York, está de acuerdo con esto, y agrega que la manera correcta de hablarse a uno mismo es como le hablarías a un amigo: «Si un amigo te dijera que quiere intentar una clase nueva pero no cree estar preparado, ¿qué le dirías? Le dirías: “Por supuesto que puedes hacerlo, solo inténtalo y ve lo que pasa”. Un poco de ánimo puede ser el mejor motivador».

Lee también: