Baja autoestima y ansiedad son solo dos de los síntomas: conoce cómo identificar el trastorno límite de la personalidad

trastorno personalidad
Photo by Jaroslav Devia on Unsplash

Los trastornos de la personalidad se definen como patrones de pensamiento a largo plazo que afectan de manera negativa la calidad de vida de quienes los padecen. Alrededor del 10 % de la población (o más) tiene desórdenes de la personalidad y, sin embargo, no se suele dar la importancia suficiente a estas enfermedades mentales.

El 1,6 % de la población está diagnosticada con trastorno límite de la personalidad, una condición que provoca que los individuos sean impulsivos y se embarquen en conductas riesgosas, lo que puede traer consecuencias devastadoras para su salud y sus relaciones.

riesgo altura
Photo by Anthony Intraversato on Unsplash

Los expertos creían, de acuerdo a Health, que el trastorno caía en el límite entre la psicosis y la neurosis, y de ahí le dieron el nombre. Sin embargo, tuvo que pasar tiempo para que fuera clasificado como un trastorno independiente, según cuenta John Oldham, profesor de psiquiatría y ciencias de la conducta en la Universidad Baylor, pero el nombre «límite» se quedó.

Frecuentemente, el trastorno aparece en los primeros años de la adultez y puede ir mejorando a medida que la edad avanza, según la información del sitio de Mayo Clinic.

¿Cuáles son los factores de riesgo?

depresion soledad
Photo by Anthony Tran on Unsplash

Según explica para Health Wendy Behary, trabajadora social y fundadora de la Academy of Cognitive Therapy, muchos de sus pacientes con trastorno límite de la personalidad (TLP) tuvieron alguna forma de pérdida, trauma o abandono en su infancia, conflicto que, como adultos, se encuentran todo el tiempo tratando de solucionar. Sin embargo, tener una historia familiar difícil o una crianza dura no son una sentencia de que tendrás este trastorno, solo es un factor de riesgo, aclara Oldham.

De acuerdo con el Departamento de Salud y Servicios Sociales de los Estados Unidos, hay estudios que comprueban que el TLP se puede desarrollar debido a factores cerebrales. Algunas personas con este trastorno experimentan cambios funcionales en las áreas del cerebro que regulan las decisiones, pero no está claro si estos son una causa o una consecuencia del TLP.

senal calle indecision
Photo by Javier Allegue Barros on Unsplash

La genética también puede jugar un rol importante. Las personas que tienen algún familiar cercano con el trastorno están en riesgo de padecerlo. También la personalidad: si una persona es impulsiva por naturaleza, esto puede influir en el desarrollo del trastorno.

Como con otros trastornos mentales, las causas no se terminan de comprender para la psiquiatría.

Algunos indicadores del trastorno

trastorno personalidad 3
Photo by Gabriel on Unsplash

Los expertos sospechan que el porcentaje de personas con TLP es más alto, es decir que hay muchas personas que no están correctamente diagnosticadas, ya que es una condición cuyos síntomas se superponen en gran parte con los de depresión, bipolaridad y trastorno de personalidad narcisista. Además, el trastorno aparece en un espectro. En un extremo está aquel individuo que puede funcionar perfectamente en la vida sin que otros se den cuenta de su problema, y en el otro se encuentra aquel cuyo trastorno le dificulta muchísimo manejarse en el día a día. Estas son algunas de las cosas que les pasan a las personas con este trastorno.

Se sienten inferiores

Quien tiene este trastorno suele luchar contra una abrumadora inseguridad en sí mismo. Estos individuos tienen una autoestima realmente inestable, y por eso confían enteramente en la aprobación externa, que les ayuda, según Oldham, a definir su identidad. Por detrás de esa apariencia, se sienten inferiores e incompletos. Incluso pueden llegar a copiar las acciones de otros, ya que «su habilidad de ser independientes y autónomos es muy deficiente». Suelen sentirse vacíos como personas.

papel vacio
Photo by Kelly Sikkema on Unsplash

Temen al abandono

Viene derivado de la extrema inseguridad que estos individuos sienten. Temen constantemente que sus amigos se alejen o que su pareja rompa con ellos, y por eso adoptan conductas inapropiadas (como revisarles sus mensajes), que alejan a las personas. «Esta inseguridad puede llevar a acciones más extremas y manipuladoras», explica David Mattila, terapeuta cognitivo y trabajador social, como amenazar con suicidarse si las personas no cumplen sus expectativas hacia ellos.

Evitan pensar en el futuro

Muchas personas saben dónde se ven en cinco años o cuáles son sus planes para la vida, aunque estos luego cambien o las personas tengan un resultado diferente. Las personas con TLP evitan de plano pensar en el futuro, ya que les falta un sentido de dirección de su vida. Usualmente, según Oldham, no tienen definido qué esperan de la vida o por qué objetivos quieren trabajar. Esto suele ir acompañado por el sentimiento típico del TLP de que nada tiene sentido.

verano piscina
Photo by takahiro taguchi on Unsplash

Sus relaciones son problemáticas

De acuerdo con Behary, quienes padecen este trastorno buscan en sus parejas llenar un vacío o cumplir ciertas expectativas que tenían de pequeños, y eso los lleva a quedarse en relaciones tóxicas o abusivas. Las personas con TLP suelen necesitar demasiado a su pareja, y ser intensas y desconfiadas con ella. Dice Oldham: «Hay tanta ansiedad de perder a la persona que tienes cerca que en realidad terminas alejándola. Se convierte en una profecía que se cumple a sí misma». Es posible que quienes padecen TLP sientan el impulso de dejar a sus parejas, aunque la relación sea positiva, para anticipar una ruptura que solo ellos imaginan.

Esto no solo sucede con las relaciones amorosas. Muchas veces, las personas con TLP fluctúan entre el amor y el extremo disgusto por amigos o familiares.

Su ansiedad los sobrepasa

En el TLP, la ansiedad está caracterizada por sentimientos intensos de nerviosismo, tensión o pánico. Estas emociones usualmente aparecen como una respuesta hipersensitiva a las acciones de otras personas, explica Oldham. Estos individuos manifiestan su extremo deseo por gustar y ser queridos con reacciones explosivas o inapropiadas.

ansiedad depresion 2
Photo by Claudia Soraya on Unsplash

Les cuesta empatizar con otros

«Hay una verdadera dificultad para verte a ti mismo desde afuera y ver a otros desde adentro», dice Oldham para Health. «Hay una falta de entendimiento de cómo tu propia conducta afecta a los demás, así que cuando tus emociones están fuera de control, no registras cómo esto puede estresar a otros». Esta también es una de las causas por las que les cuesta mantener relaciones sanas a largo plazo.

A veces, no pueden controlar su ira

Muchas veces, las personas con TLP reaccionarán de forma desproporcionada a un evento. Si su pareja llega tarde a buscarlos, la reacción no será una mera irritación, sino una sentencia: «terminamos, no me quieres, te odio, nunca estás ahí para mí», según explica Mattila. Además, el trastorno hace que estas personas culpen a otros del problema que provocaron ellos.

Son incapaces de controlar sus acciones

Las personas con trastorno límite son impulsivas: gastarán una gran cantidad de dinero de una vez sin pensar cómo eso afectará sus finanzas, o tendrán relaciones sexuales desprotegidas con algunas personas, por dar solo dos ejemplos de actitudes riesgosas. Según Oldham, no pueden evitarlo. A veces, incluso pueden llegar a cortarse o lastimarse de alguna otra forma para dejar fluir sus emociones. Esto pasa cuando se sienten disociados de la realidad externa, o sin sentir nada por mucho tiempo.

trastorno personalidad 2
Photo by Brad Lloyd on Unsplash

Cómo se realiza un diagnóstico

Para ser diagnosticada con trastorno límite de la personalidad, la persona debe cumplir con todos los siguientes síntomas:

  • baja autoestima,
  • problemas para visualizar el futuro,
  • poca o nula empatía con los demás,
  • relaciones caóticas.
noche altura
Photo by Nathan Dumlao on Unsplash

Además de esos cuatro síntomas obligatorios, las personas con TLP tendrán otros cuatro de estos:

  • ansiedad intensa,
  • miedo al abandono,
  • depresión,
  • cambios de humor frecuentes,
  • ira incontrolable,
  • impulsividad,
  • tomar riesgos.

Cómo tratarlo

Si crees que tienes TLP o sospechas que alguien que conoces puede padecerlo, consulta a un psicoterapeuta. Este es el principal tratamiento del trastorno. Intenta encontrar a un especialista que tenga experiencia tratando la enfermedad, es la recomendación de Mattila. Las personas con TLP necesitan tratamiento, o su conducta podría desembocar en pérdida de su trabajo, problemas legales, embarazos no planificados, relaciones abusivas y en última instancia intento de suicidio o suicidio logrado.

Es importante recordar que todos estos síntomas constituyen no una forma de ser, sino una enfermedad mental, y, como tal, debe ser respetada.

También puede interesarte: