mujer

10 maneras en que el yoga te salva la vida, respaldadas por la ciencia

yoga posturas
Photo by Marion Michele on Unsplash

Varias son las personas que se han beneficiado de una mayor longevidad debido al yoga. Los maestros, que dedican varias horas de cada día a las posturas, los ejercicios de respiración y la meditación, suelen vivir cerca de cien años. B. K. S. Iyengar, creador del estilo Iyengar de yoga, vivió hasta los 96. Indra Devi, otra de las pioneras del yoga en el mundo occidental, llegó a la edad de 102 años. Sin hablar ya de maestros, Lil Hansen, una profesora radicada en Estados Unidos, daba clases de yoga hasta el año 2016, cuando cumplió los 105 años.

La maestra de yoga más longeva del mundo se llama Tao Porchon-Lynch y tiene 100 años. Es, además de guía espiritual, autora reconocida y productora de películas. A los 87 años comenzó a practicar baile de salón y llegó incluso a competir en televisión. No sorprende que su mantra personal sea: «No hay nada que no puedas hacer». Cuando el Hong Kong Tatler le preguntó si atribuye el yoga a su longevidad, ella contestó: «Cuando la mente permanece en calma, se despierta la vida en nosotros. El yoga te ayuda a controlar y a aquietar la mente para que puedas aprovechar ese poder. La respiración correcta también es la puerta a la tranquilidad, la longevidad y la vitalidad».

yoga times square
Yana Paskova vía Getty Images

Hoy día, gracias a quienes trajeron la disciplina desde oriente hacia el mundo occidental, son millones las personas alrededor del globo que la practican. No cabe duda de que la cultura milenaria de la India sabe algo que nuestra medicina está comenzando a descubrir en estas décadas: son muy numerosos los beneficios del yoga para la salud y la calidad de vida. Aquí mencionamos solo 10 de ellos.

1. Previene el envejecimiento

yoga personas mayores
kudla vía Shutterstock

El yogui turco Kazim Gurbuz parece más estar en la década de sus 50 que bien entrado en los 90. Comenzó a practicar yoga a los 45 años, y hoy, a sus casi 100, no se lo ve un día más viejo. Y aunque los factores del envejecimiento sean diferentes para cada individuo debido a la genética, la alimentación y la exposición a los rayos solares, sí se ha comprobado que el yoga puede retrasar el envejecimiento celular.

A pesar de que se necesita más investigación para comprobarlo, un estudio publicado en el diario Oxidative Medicine and Cellular Longevity tuvo resultados prometedores. Practicar yoga puede alargar los telómeros (las terminaciones de los cromosomas), cuyo acortamiento se vincula al envejecimiento. Esto es, un estilo de vida que incluya yoga y meditación reduce significativamente el envejecimiento celular.

2. Alivia el estrés

yoga playa meditacion
Photo by Simon Rae on Unsplash

Las consecuencias del estrés pueden manifestarse en el cuerpo, en la conducta o en las emociones. El estrés, en moderadas cantidades, es bueno para poder movernos en la vida: después de todo, es la fuerza que nos empuja adelante a dar una presentación en el trabajo para poder obtener un ascenso o a estudiar para un examen que necesitamos aprobar. Pero si todo el tiempo te sientes agotado, nervioso o triste, y tus hábitos alimenticios no están en orden, el yoga puede ayudarte a disminuir el estrés.

¿Cómo? Varios estudios han demostrado que el yoga reduce los niveles de cortisol, la hormona que segrega tu cuerpo cuando entra en el modo de lucha o huida. Un estudio que reclutó a 24 mujeres para que se anotaran en un programa de yoga comprobó que esta práctica puede reducir los niveles de estrés en un tiempo tan corto como 3 meses.

3. Calma la ansiedad

yoga relajacion
Photo by William Farlow on Unsplash

De acuerdo a Mayo Clinic, sentir ansiedad de vez en cuando es normal. Pero las personas que tienen trastornos de ansiedad están constantemente preocupándose por sus problemas, algunos más graves que otros, lo que interfiere en su vida. El yoga podría ser la solución para estas personas, y para cualquiera que se preocupe demasiado: de acuerdo a Healthline, se ha demostrado que el yoga reduce la preocupación y que también puede mejorar la calidad de vida de las personas que padecen trastorno por estrés postraumático.

4. Te ayuda a dormir

dormir bien 0
Photo by Gregory Pappas on Unsplash

¿Cuál es el mejor beneficio de la relajación y de las técnicas antiestrés? Dormir, por supuesto. Además de beneficiarte de ir a clases de los estilos más comunes (como el Hatha Yoga), puedes asistir a clases especializadas contra el insomnio, en las que además de realizar posturas y ejercicios que mejoran la calidad del sueño, te llevarás consejos para preparar el momento de irte a la cama.

En un estudio publicado en NCBI, hecho sobre pacientes con cáncer, se comprobó que el yoga tiene efecto calmante y esto se traduce en un mejor sueño. Otro estudio publicado en el mismo sitio formó tres grupos de pacientes de edad avanzada para que probaran tres tratamientos diferentes para dormir bien. El grupo que probó el yoga no solo durmió más, sino que además las personas reportaron haberse dormido más rápido y sentirse más descansadas en la mañana.

5. Lucha contra la depresión

yoga relajacion 2
fizkes vía Shutterstock

Algunos estudios han demostrado que el yoga tiene un efecto antidepresivo. Es decir, aunque no debería de ninguna manera reemplazar otros tratamientos, podría disminuir los síntomas de esta enfermedad mental. Esto sucede por la misma razón que el yoga tiene un efecto antiestrés: reduce los niveles de cortisol, que en grandes cantidades influencia los niveles de serotonina, la hormona de la que los pacientes con depresión dependen.

6. Reduce el dolor crónico

yoga postura perro
SFIO CRACHO vía Shutterstock

El dolor crónico tiene una variedad de causas posibles, desde artritis hasta heridas, y, según Healthline, afecta a millones de personas. Hay una importante cantidad de estudios que demuestran que el yoga puede ayudar a reducir el dolor. Por ejemplo, un estudio reclutó 42 participantes con síndrome del túnel carpiano, una condición en que el nervio mediano se comprime a la altura de la muñeca, causando dolor y adormecimiento en la mano. Por 8 semanas, algunos se trataron el dolor con una férula para la muñeca y otros asistieron a clases de yoga. El yoga probó ser más efectivo contra el dolor que el tratamiento tradicional.

Otro estudio, publicado en 2005, utilizó el yoga de Iyengar para tratar la osteoartritis de rodilla, lo que redujo el dolor y aumentó el rango de movimiento.

7. Mejora la respiración

pranayama respiracion yoga
DR Travel Photo and Video vía Shutterstock

La capacidad pulmonar es especialmente importante en pacientes con asma, enfermedades cardiovasculares y pulmonares, e incluso trastornos de ansiedad. Se ha comprobado que el yoga aumenta el volumen de aire que se puede exhalar, mejorando la circulación de aire por los pulmones.

Un estudio llevado a cabo en 2009 comprobó que el pranayama, los ejercicios de respiración incluidos en la práctica de yoga, mejora los síntomas y la función pulmonar en pacientes con asma. Otra investigación demostró que solo en 15 semanas se puede mejorar la capacidad pulmonar en personas aparentemente saludables.

8. Alivia las migrañas

relajacion yoga
Photo by Rodolfo Sanches Carvalho on Unsplash

La migraña es un dolor de cabeza severo, acompañado por sensibilidad a la luz y al sonido, que puede durar hasta 72 horas. Tradicionalmente, se trata a través de medicación para aliviar sus síntomas. En un estudio publicado en el International Journal of Yoga, 60 pacientes se trataron con medicación convencional y algunos agregaron el yoga a su tratamiento. Se demostró que el yoga disminuye aún más los síntomas que el tratamiento con medicación por sí solo.

9. Cambia tu cerebro

loto yoga
Photo by Zoltan Tasi on Unsplash

Y lo cambia para bien: de acuerdo a Scientific American, se ha demostrado que las personas que practican yoga tienen más células en algunas áreas del cerebro, concretamente aquellas que el yoga trabaja. El estudio se llevó a cabo por Chantal Villemure y Catherine Bushnell, del National Center for Complementary and Alternative Medicine, y descubrió que «con más horas de práctica por semana, algunas áreas [del cerebro] se agrandan», según dice Villemure para la revista científica.

La corteza somatosensorial, que tiene un mapa mental del cuerpo, es una de las áreas que se ven potenciadas. Las otras son la corteza parietal superior, que es la encargada de la atención, y la corteza visual, que probablemente mejore debido a las técnicas de visualización.

10. Te ayuda a escuchar tu cuerpo

namaste manos yoga
Kristina Kokhanova vía Shutterstock

Este punto es el resultado de todos los anteriores. Si reducimos el estrés, si dormimos bien, si nuestro mapa mental del cuerpo está más claro, podremos deducir rápidamente qué necesitamos para estar saludables. Estar estresados y dormir mal nos hace perder la conexión con nuestro estado físico. Necesitamos un momento para descansar, detenernos y meditar, prestando atención a lo que sucede, para poder darnos un respiro y vivir mejor.

Te interesará también: