mujer

Sí, puedes seguir comiendo pizza: 10 hábitos simples que te harán adelgazar sin hacer dieta

Si alguien te dijera que puedes seguir comiendo todo lo mismo que siempre has comido y aún así perder peso, creerías que quizá no está en su sano juicio. Sin embargo, esta afirmación es verdadera: la clave para bajar de peso es, primero, establecer pequeños hábitos que puedas mantener para el resto de tu vida. Luego, si quieres, puedes tomar la decisión de cambiar lo que comes, aunque sea solo por un tiempo determinado. Pero te aseguro que estos diez sutiles cambios sobre la manera en que comes te ayudarán a mantener un peso saludable, casi sin darte cuenta.

1. Come despacio

Se sabe que al cerebro le toma veinte minutos saber que el estómago está saciado, así que es buena idea intentar que todas tus comidas duren por lo menos este tiempo, si no más. Deja el tenedor en la mesa después de cada bocado. Disfruta el sabor de la comida. Haz pausas para charlar. Sentirás saciedad después de comer, sin necesidad de estar a punto de explotar después de la comida; es decir, sabrás cuándo debes parar.

2. Elimina distracciones

Cuando comes mientras miras el teléfono o la pantalla de tu televisor, te sientes menos saciado (en consecuencia, comes más) y es probable que disfrutes menos de tu comida. Tu cuerpo se pone en modo automático. Si comienzas a comer con la conciencia puesta en el acto, sabrás cuándo soltar el tenedor, y comerás menos.

comer con telefono
kitzcorner vía Shutterstock

3. Siéntate para comer

Es fácil olvidarse de lo que has comido si no te sientas. Según Eat This, Not That, quienes comen de pie terminan comiendo más, más tarde en el día. Esto sucede debido a que, subconscientemente, se suele calificar la comida de «falsa» si se ingiere de pie o haciendo otras tareas.

4. Cena temprano

No porque esta sea la hora ideal para cenar, sino porque vienes acumulando hambre desde el almuerzo, y cuanto más tarde la sacies, más vas a querer comer. Elegirás comidas más calóricas, más ricas en grasas y azúcares para satisfacer tu apetito. Cuanto antes puedas cenar, mejor. Además, debes dejar espacio entre la hora de comer y la de dormir, para dormir bien.

5. Duerme más

Un estudio sugiere que dormir menos de siete horas puede hacerte aumentar de peso, o por lo menos retrasarte en el intento de perderlo, debido a que el metabolismo está asociado al sueño. Cuanto más duermes, antes te llenas, debido a la secreción de una hormona relacionada a la sensación de saciedad.

Leszek Glasner / Shutterstock

6. Cocina

Sí, cocinar consume bastante tiempo, pero comer de restaurantes todos los días te resultará contraproducente: la comida está cargada de sal y aditivos que la hacen más sabrosa, y, por tanto, calórica. Cuando tú cocinas, tú tienes el poder de recortar calorías. Se ha demostrado que quienes comen comida casera consumen hasta 200 calorías menos por día.

hombre cocinando
KucherAV vía Shutterstock

7. Compra la comida con anticipación

Ya habrás escuchado el consejo de «no vayas con hambre al supermercado», pero también aplica a la hora de ordenar comida. Si realmente no puedes cocinar y debes comprar comida hecha u ordenar, hazlo con tiempo, mucho antes de la hora del almuerzo. Esto evitará que tu estómago tome las decisiones por ti.

8. Deja las sobras en la cocina

La comida que está sobre la mesa está rogando que la coman. Para no caer en la tentación, sirve una porción de comida adecuada en un plato y lleva solo eso a la mesa. Es decir, lleva a la mesa solo lo que planees comer. Verás que raras veces tienes hambre para repetir.

9. Pregúntate si tienes hambre

No te dejes engañar por promociones que te agrandan la comida por un poco más de dinero. A veces, cuando nos ofrecen comida gratis, tendemos a aceptarla, y hasta sentimos un poco la obligación de hacerlo. Será gratis, pero las calorías sí pasan factura. En tu casa, te recomiendo que tengas un montón de viandas en tu casa para poder guardar la comida que te sobre y terminarla otro día, en lugar de sentirte obligado a terminarla en el momento.

pop receta cine3
Roman Samborskyi/shutterstock

10. Mantén la positividad

Puede pasarte que algún día no te sientas con las ganas de seguir construyendo tus hábitos, y es perfectamente normal. Solo mantén el enfoque hacia tus objetivos y podrás reunir la motivación para comenzar de nuevo al otro día.

Más consejos para adelgazar: