La clave de la felicidad está en las emociones negativas (¡lo dice la ciencia!)

intensamente pelicula inside out
Walt Disney Studios Motion Pictures

¿Nunca te dijeron que paraser feliz tienes que sonreír más? Bueno, la ciencia demostró que este no es el caso. Si bien sonreír cuando estás contento, claro, te da alegría, forzar tus sentimientos podría ser perjudicial para tu bienestar.

¡Mis sentimientos!

Un estudio publicado en el Journal of Experimental Psychology: General aplicó cuestionarios en 2324 jóvenes de edad universitaria acerca de sus emociones y su bienestar en general. Los resultados fueron claros: aquellos que sentían las emociones que efectivamente deseaban eran más felices en general, sin importar si esos sentimientos eran positivos o negativos.

Algunos participantes (un 11 %) querían sentir más emociones positivas, como la empatía o el amor, mientras que un 10 % deseaba tener más sentimientos negativos, como el enojo o el odio. La doctora Maya Tamir, autora del estudio, nos explica el motivo en una entrevista con la American Psychological Association: «Todas las emociones pueden ser positivas en algunos contextos y negativas en otros, ya sean placenteras o no».

Algunos sentimientos, como el enojo, son una reacción esperable y hasta saludable frente a injusticias. Es más: nos da la fuerza necesaria para actuar y defender nuestros intereses. En el otro lado del espectro, Tamir explica que una persona en una relación abusiva podría desear sentir menos amor por su pareja para poder alejarse del vínculo tóxico.

Felices para siempre

«Las personas quieren sentirse muy bien todo el tiempo en las culturas occidentales», explicó Tamir. «Aunque se sientan bien la mayor parte del tiempo, a veces creen que deberían sentirse todavía mejor, lo que podría afectar de forma negativa su bienestar general».

Las emociones consideradas negativas están ahí por algún motivo y tienen un mensaje importante para darnos. Mientras el enojo nos impulsa a la acción, la tristeza puede motivar la introspección y la reflexión mientras nos hace ver que algo en nuestra vida no anda bien. Lo mejor es aceptarlas y llorar a moco tendido si lo necesitas. Te sentirás mejor.

¿Te gustó? ¡Sigue leyendo!