mujer

Cómo saber si tienes retención de líquido, la principal causa de la celulitis

pantalon jean
SHAROMKA/SHUTTERSTOCK

La celulitis afecta aproximadamente el 90 % de todas las mujeres del mundo, sin que importe su peso o su edad, y se concentra principalmente en el área de los muslos y los glúteos.

El aspecto en la piel de «cáscara de naranja» aparece por la alimentación y la acumulación de grasa, pero en realidad, el principal villano de la celulitis es la retención de líquidos.

¿Qué es la retención de líquidos?

La retención de líquidos es una alteración que afecta principalmente a las mujeres y puede ser causada por innumerables factores, que van desde cambios hormonales hasta el consumo excesivo de sodio y una mala alimentación.

En este proceso, algunos líquidos presentes en las venas pasan al medio exterior y causan una acumulación de agua principalmente en el área de muslos, piernas, manos y abdomen. El aspecto de hinchazón se llama edema.

tipos de celulitis
dimid_86/Shutterstock

Cómo saber cuándo tienes retención de líquidos

  • Hinchazón: cuando sientes piernas, muñecas y abdomen hinchados, es signo de que puedes estar sufriendo retención de líquidos.
  • Aumento de peso: como el organismo está cargando con el líquido almacenado de forma indebida, el cuerpo aumenta de peso y lo sientes más pesado.
  • Celulitis: se forma a raíz de la acumulación de tejido adiposo en determinadas zonas del cuerpo. Ocasiona nódulos de grasa que se presentan en forma de hoyuelos en la piel.
  • Reducción de la orina: al no eliminar líquido, lo retenemos dentro del cuerpo.
  • Hendidura al ejercer presión a la piel: esto sucede cuando el edema es grave.
  • Fatiga y dolor en articulaciones: cuando el sistema circulatorio no funciona de manera adecuada, provoca síntomas de cansancio, dolor y malestar general en el cuerpo.
senales falta proteinas 2
Amawasri Pakdara vía Shutterstock

Qué hacer para evitar la retención de líquidos

  • Reduce el consumo de sodio, alimentos grasos, refrescos, dulces y carbohidratos.
  • Ingiere productos naturales diuréticos que te ayuden a movilizar los líquidos para así eliminar las toxinas del organismo, como el té verde, la piña y verduras: puerro, espárragos, remolacha y apio serán tus grandes aliados gracias a sus propiedades diuréticas.
  • Bebe por lo menos 2 litros de agua diarios.
  • Realiza ejercicio, especialmente aeróbico, ya que ayuda a eliminar el exceso de líquidos y mejora la circulación sanguínea.
  • No te quedes mucho tiempo en una posición, elonga y camina por lo menos unos pasos para facilitar la circulación.

Es importante mencionar que la retención de líquidos también es sumamente habitual durante el embarazo y no representa un riesgo para la salud de la madre o la del bebé. Solo hay que preocuparse y acudir a un médico cuando los edemas aparecen o crecen de forma exagerada y repentina, ya que podría ser síntoma de una enfermedad hipertensiva del embarazo, como la preeclampsia.

Si les prestamos atención a las señales que envía nuestro cuerpo, podemos actuar a tiempo y así poder evitar futuras complicaciones en nuestra salud.

Artículos recomendados: