La ansiedad y la depresión son masivas: ¿cómo saber si tienes un trastorno u otro?

yngsa / Shutterstock

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, más de 300 millones de personas en todo el mundo sufren los efectos de la depresión cada día, lo que la convierte en la principal causa de discapacidad en el mundo. Este trastorno puede llegar a costar la vida de quienes lo padecen, según la OMS, cerca de 800 mil personas se suicidan cada año sufrían este trastorno.

La ansiedad también es una enfermedad frecuente. De hecho, se estima que en América Latina más del 20% de las personas la sufren, esto sin considerar las cargas de estrés que viven día a día. De acuerdo a los datos de la OMS, la cantidad de personas con ansiedad en el mundo supera los 260 millones.

Ansiedad y depresión: cómo diferenciarlas

cafe en invierno
Aleksandra Suzi / Shutterstock

Si bien la ansiedad y la depresión son dos trastornos diferentes, a menudo se suelen confundir por la frecuencia con la que quienes padecen una también sufren la otra.

Lo importante es reconocer los síntomas de cada una: por un lado, la depresión sume a quienes la padecen en una certeza fatalista, es decir, la certeza de que todo lo que emprendan saldrá mal y que nada tiene sentido. La ansiedad, por otro lado, está más relacionada a sentirse abrumado por el futuro o tener miedo de la incertidumbre.

Síntomas de la depresión:

  • sentimientos de culpa o inutilidad
  • tristeza profunda
  • desesperanza
  • fatalismo
  • pérdida de interés en asuntos que antes interesaban
  • sensación de vacío
  • tendencias dañinas o suicidas

Síntomas de la ansiedad:

  • nerviosismo, tensión
  • sensación de alerta o miedo
  • ataques de pánico
  • insomnio
  • obsesión con los detalles, necesidad de ordenar todo
  • miedo a salir de casa o miedo a lugares en particular
  • aceleración cardíaca sin haber hecho esfuerzo físico
Paulik / Shutterstock

Síntomas físicos

Cada uno de estos trastornos tiene síntomas físicos diferentes. Por ejemplo, la ansiedad puede causar diarrea, estreñimiento, tensión muscular, aceleración cardíaca o respiratoria, mareos, sudoración, temblores y problemas con la función sexual.

Por su parte, la depresión puede causar desde dolor en el pecho, en la cabeza o en la nuca, hasta sensación de vacío físico, cansancio extremo, trastornos estomacales e inapetencia sexual.

Finalmente, también existe un trastorno, conocido como depresión ansiosa o trastorno depresivo ansioso, que hace referencia a cuando una persona sufre los síntomas de ambas enfermedades a la vez.

En todo caso, ante cualquiera de los síntomas recuerda ir con un especialista. Existen muchos tratamientos efectivos contra cualquiera de estos trastornos, lo importante es diagnosticarlos correctamente.

Artículos recomendados: