mujer

5 acciones para prevenir la ansiedad, el estrés y la depresión según los terapeutas

situaciones que generan mucha ansiedad
Malombra76/istock

La salud mental suele ser subestimada. De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la depresión es la principal causa de discapacidad en el mundo. Pero, lamentablemente, solo 1 de cada 4 personas recibe tratamiento. En América Latina, el 20 % de la población sufre ansiedad. Pero se presenta una situación similar: solo 1 de cada 5 recibe tratamiento. 

En México, el 75 % de los trabajadores sufre estrés. Este es el causante de muchas enfermedades, desde las más leves como el insomnio, el bruxismo, los dolores de cabeza o las contracturas, hasta el aumento de peso o varias enfermedades cardíacas.

Con estos datos en frente, cuidar de nuestra salud mental es de vital importancia. Conoce estas 5 recomendaciones que los terapeutas el dan a sus pacientes. Te beneficiará llevarlas a cabo. 

1. Escribe sobre tus sentimientos

Escribir sobre tus sentimientos es saludable. Considera escribir un diario íntimo, al menos durante media hora o menos cada día. No hace falta crear una obra maestra, si sufres depresión o estrés, será una buena forma de desahogarte. Si sufres ansiedad, será una forma de ordenar tus pensamientos

Además, no solo será útil como desahogo o como forma de ordenar la mente: escribir sobre tus sentimientos de forma ordenada te permite conocerte más a fondo e identificar patrones. ¿La tristeza es más fuerte cuando se acerca el ciclo menstrual? ¿Los lunes sientes más ansiedad que los viernes? Inténtalo, te será de utilidad. 

escribir cuaderno diario agenda
Who is Danny/Shutterstock

2. Busca el lado bueno

No se trata de buscar un lado bueno de forma forzada, se trata de contrarrestar los pensamientos malos con los buenos. «La sensación de presión no tiene que ser negativa; puede ser un desafío positivo y motivador», le indica la doctora Alicia Clark a la revista norteamericana Self.

¿El fin de semana tienes muchos compromisos sociales y querías quedarte en casa descansando? Pues mira el lado bueno: tendrás una vida social más activa. Es cierto, quizás preferías quedarte en casa y no la pasarás bien saliendo, pero intenta obtener todos los beneficios posibles de la situación si de verdad no puedes cambiarla. 

3. Sal a caminar

«Si bien la mayoría de los beneficios requieren 150 minutos semanales de actividad física moderada o 200 minutos de caminata, hasta las cantidades más pequeñas pueden favorecer el bienestar», de acuerdo a las declaraciones de Kristiann Heesch, de la Universidad de Tecnología de Queensland, a la revista Scientific American.

Los resultados se obtuvieron a través de un estudio en casi 2000 mujeres. Heesch fue el director del estudio. A los 3 años de haber comenzado el estudio, las mujeres que salieron a caminar 200 minutos semanales (30 minutos diarios) socializaban más, se sentían mejor emocionalmente y no se sentían tan limitadas por la depresión. 

caminar3
iStock/Anetlanda/thinkstock

4. Haz una lista

Como le indicó David Klow (terapeuta matrimonial y familiar) también a la revista Self, «elaborar una lista de personas en las que confías, con las que puedes hablar en momentos de necesidad, te permite una fuerte sensación de no estar solo». La próxima vez que no estés bien, sufras de ansiedad, sientas depresión o te afecte mucho el estrés, revisa la lista e intenta hablar con tus personas de confianza. 

Por otro lado, puedes hacer la lista con los aspectos de tu vida que te hacen feliz, de los cuales disfrutas, te sientes orgulloso o agradecido. No solo recordar lo que te hace feliz te hará distraerte de todo lo malo, también podrías inspirarte e intentar replicar esas experiencias. 

Egor Fomin / Shutterstock

5. Evalúa a fondo la situación

Muchas veces, sufrimos ansiedad cuando nos abruma el futuro. Tienes un examen y no estudiaste. Bien, ¿qué es lo peor que podría pasar? Perder el examen. ¿Y luego qué? Luego deberías volver a rendirlo. Si estudias la próxima vez, lo salvarás. La situación no era tan terrible después de todo. 

Es cierto: hay situaciones que son mucho más difíciles. No obstante, no existen situaciones sin salida. Si perdieras tu empleo, podrías buscar otro. Sí, quizás necesites de un préstamo o buscar un apartamento más barato mientras consigues un nuevo empleo. Pero encontrarás una forma de salir adelante. Siempre.