mujer

Mamá cultiva: las madres que cambiaron la vida de sus hijos con cannabis medicinal

marihuana 2
LPETTET/istock

La marihuana se ha utilizado como terapia medicinal desde hace miles y miles de años por distintas culturas alrededor de todo el mundo. Las sociedades modernas aún siguen consumiendo cannabis para los mismos propósitos, pero hoy en día, el cultivo y uso de esta planta, se encuentra sumamente estigmatizado por los sectores más conservadores y solo es legal en unas pocas ciudades del mundo.

Mamá cultiva, la historia detrás de la organización

Valeria Salech, tiene un hijo autista que tenía más de 200 convulsiones al día, un cocktail de pastillas lo ayudaba un poco, pero lo volvía antisocial y sumamente irritable. Un día se informó sobre las propiedades curativas del cannabis, probó con suministrar dos gotitas de aceite casero en una galletita y la vida de su hijo, cambió por completo.

marihuana 2
Светлана Зайцева/istock

Sumamente sorprendida por cómo el cannabis medicinal mejoró ampliamente la vida de su hijo, decidió cultivar su propia marihuana y crear junto a un grupo de madres que estaban atravesando por lo mismo, la organización Mamá Cultiva Argentina. Hablamos con ella y nos contó su historia.

¿Cómo nace Mamá Cultiva?

En marzo del 2016 muchas madres y cultivadores nos encontramos en el Congreso cuando la diputada Diana Conti presentó un proyecto de ley para despenalizar en Argentina el uso del cannabis cuando es medicinal.

En ese momento nos dimos cuenta de que éramos varias y que la voz de muchas tenía mucha más fuerza que la voz de una sola. Nos agrupamos y comenzamos a hacer un trabajo legislativo y mediático, con el objetivo de visibilizar la problemática, ya que nosotras encontramos en la planta de cannabis una respuesta que durante muchos años la medicina tradicional alopática no nos pudo dar.

¿Qué es lo que hace la organización?

Nosotras formamos Mamá Cultiva Argentina con el objetivo de cultivar en forma individual y colectiva el cannabis que nuestros hijos necesitan. También para promover políticas públicas que permitan y faciliten el acceso a esta terapia; y sobretodo para educar, dar charlas, brindar información y darle las herramientas a todas las personas que necesitan terapia cannabica para que puedan tratase o tratar a sus seres queridos.

También tenemos implementado un dispositivo de acompañamiento, destinado a madres de chicos con encefalopatías o con problemas muy severos, debido a que hay muchas enfermedades que no encuentran alivio en la medicina tradicional.

¿Cuál crees que es el camino para eliminar el tabú por la planta?

En principio, para poder acceder a esta terapia, se necesita deconstruir un prejuicio propio inculcado culturalmente a través de los años. Debemos eliminar el concepto de la planta demonizada, «la planta mala» o «la planta ilegal» y después hay que entender que no siempre los médicos tienen la verdad absoluta, sino que a veces somos nosotras las que tenemos la verdad.

Además, son muchos paradigmas los que hay que replantearse para poder acceder a esta terapia, ya que no es solamente, «bueno, quiero cannabis ¿dónde lo compro?», es animarse a cultivar, a desobedecer, a no tenerle miedo a la mirada del prójimo y a la mirada juzgadora del que tenemos al lado.

Lleva mucho tiempo la terapia con cannabis, no es una terapia como cualquier otra.

marihuana friendly en rafaela 1
labuda/istock

¿Para qué enfermedades es recomendable su utilización?

Nosotras no hablamos de enfermedades en general, sino de síntomas. Es una planta que es complementaria a la medicina convencional y que tiene muchas propiedades que van a distintos síntomas.

Es una planta que reduce convulsiones, que mejora las habilidades psicomotrices, que favorece el desarrollo cognitivo, disminuye la agresión, mejora el sueño, alivia el dolor neuropático y del espasmo muscular, genera apetito, mejora los estados de excitación en los casos de alzheimer, regula el sueño y que mejora el humor.

Y a su vez, prácticamente no tiene aspectos adversos, ya que te permite estar conectado y de buen humor, y no solo mejora la calidad de vida de muchas formas al paciente, sino a toda la familia en su conjunto.

¿La organización ayuda a las familias a conseguir el aceite o fomenta principalmente el autocultivo?

Conseguir aceite de cannabis en Argentina es ilegal. No se puede comprar, no se puede vender. La única forma de acceso hoy en el país es a través del autocultivo y desde Mamá Cultiva Argentina, lo que hacemos es brindar todas las herramientas para que quienes necesitan el aceite, aprendan a cultivar y realizar sus propios preparados.

El Estado dice que en algún momento lo van a entregar, pero la realidad es que todavía falta mucho para que eso sea posible.

cannabis medicinal 1
Shutterstock/Shutterstockphoto3

Desde marzo del año 2017, el cannabis medicinal en Argentina es legal ¿qué contempla la ley?

La Ley de Cannabis Medicinal es una ley de investigación médica y científica, que apunta a generar un programa de investigación, donde las personas que quieran, se puedan anotar voluntariamente y sean objeto de investigación de parte del Estado.

No es nuestro caso porque nosotras no queremos investigar el cannabis, nosotras pedimos que se nos permita de forma legal el cultivo y eso todavía no pasó.

Tenemos mucha esperanza sobre qué es lo que va a pasar y el hecho de que haya una ley que impulse y designe un presupuesto especial a la investigación de las propiedades de esta planta, es el puntapié inicial para que en un futuro no muy lejano, se avance en materia de uso del cannabis y no solamente investigativo, sino el uso democrático y abierto. 

aceite de cannabis
fudio/istock

Son múltiples lo beneficios que tiene la terapia cannabica que se encuentran avalados por la ciencia, pero la verdadera traba se encuentra en los tabúes y en los distintos estigmas que tiene presente la sociedad hoy en día sobre esa peculiar plantita que sale de la tierra.

Artículos recomendados: