mujer

La obsesión por arrancarte el cabello puede ser señal de un trastorno grave de ansiedad

Sisacorn / Shutterstock

La manía de arrancarse el cabello puede parecer extraña, pero son muchas personas quienes la sufren en el mundo, aunque a veces no está diagnosticada. Por otra parte esta práctica, que puede parecer inofensiva e inocente, podría ser una señal de que tienes problemas de ansiedad que te llevan a autolesionarte. 

La tricotilomanía: el deseo irresistible de arrancar tu propio cabello

La obsesión por arrancarte el cabello ha sido estudiada por la medicina, obteniendo este nombre que la identifica. Técnicamente, la tricotilomanía es una especie de comportamiento recurrente, impulsivo e irresistible, que lleva a una persona a arrancarse el cabello, e incluso el vello de otras partes del cuerpo, a causa de problemas de estrés o ansiedad. 

La tricotilomanía, que puede parecer inofensiva, es una forma de autolesión o automutilación que, además, sugiere que la persona cuenta con problemas para controlarse. 

En muchos casos, las personas lo hacen debido a que les sirve para expulsar el estrés o atenuar los efectos de la ansiedad, plenamente conscientes de lo que están haciendo. No obstante, en otros casos, la persona lo hace de forma inconsciente, sin darse cuenta de que lo hace, sin saber por qué o sin recordar que lo ha hecho. 

¿Cualquier persona puede sufrir de tricotilomanía?

Focus and Blur / Shutterstock

La tricotilomanía puede afectar a cualquier persona, sin importar el sexo o la edad, aunque existen estadísticas que sugieren que existen grupos de la población que se ven más afectados. 

Las estadísticas indican que la tricotilomanía se encuentra mucho más presente en el ámbito femenino, aunque el hecho de que las sociedades están más acostumbradas a la calvicie en hombres puede estar escondiendo muchos casos de tricotilomanía masculina que no son diagnosticados. 

Por otra parte, los niños o los adolescentes son también propensos, sobre todo porque están pasando etapas de sus vidas que conllevan muchos cambios que aumentan la ansiedad, siendo muchas veces más débiles a la hora de controlar sus deseos o sus impulsos. 

¿Por qué una persona se arranca el cabello? 

Las causas de que una persona se arranque el cabello pueden ser muchas y de lo más variadas, aunque generalmente se debe al estrés o la ansiedad, que son los factores que suelen desencadenar este tipo de práctica. 

La existencia de un trastorno obsesivo compulsivo además no debe ser descartada, pues puede ser una posible causa, aunque puede ser derivada de otro tipo de problemas. 

Por otra parte, la manía de arrancarse el cabello se puede deber a la genética, pues aquellas personas que cuentan en su historial con familiares que padecieron este mismo trastorno o trastornos obsesivos compulsivos similares podrían tener más riesgo de sufrirlos también. 

¿Cuáles son las consecuencias de la tricotilomanía? 

  • Calvicie. Pérdida de pelo en otras zonas, como en los brazos, las piernas, las cejas y las pestañas. 
  • Tricofagia, cuando una persona se come el cabello que se arranca, pudiendo desarrollar obstrucciones intestinales a causa de bolas de pelo. 
  • Problemas en las relaciones. Las personas con tricotilomanía pueden desarrollar problemas en las relaciones personales o profesionales con otras personas a causa del trastorno. 
Focus and Blur / Shutterstock

¿La tricotilomanía puede ser curada? 

Efectivamente, la tricotilomanía puede ser curada. Lo más importante es identificar que tenemos ese problema para acudir con especialistas que nos puedan brindar un tratamiento adecuado. 

Los tratamientos, pueden ir desde medicamentos antidepresivos o para calmar la ansiedad, hasta medicamentos para tratar comportamientos obsesivos.

Por otra parte, la terapia psicológica es una excelente alternativa o un excelente complemento, sobre todo cuando las causas del trastorno tienen raíces en traumas o experiencias del pasado

Entre otras alternativas más drásticas o intensivas, se puede encontrar la terapia de hipnosis, los entrenamientos para reducir un hábito (como una desintoxicación a una adicción) e incluso posibles terapias cognitivo-conductuales asociadas a la corriente psicológica del conductismo. 

Finalmente, las terapias grupales pueden ser una buena alternativa, sobre todo para hablar con otras personas que sufren de tricotilomanía o de otras adicciones.

La posibilidad de compartir un problema con otras personas muchas veces nos permite tomar consciencia de muchos cambios que queremos hacer en nuestras prácticas habituales.