¿Por qué se recomienda pasar tiempo bajo el sol?

verano hobre disfrutando sol
AstroStar via Shutterstock

Pasar tiempo bajo el sol es una acción que ha estado asociada por milenios a la buena salud. Desde Egipto a las civilizaciones de los pueblos originarios de América se veneraba al sol incluso como un dios. Aunque la historia haya avanzado y muchas cosas hayan cambiado, no se puede negar que, en la actualidad, la luz solar sigue repercutiendo en el bienestar.

En tiempos de encierros para estar frente a la computadora o frente a otros dispositivos tecnológicos (y de mayor desconexión con la naturaleza) resulta importante pensar los efectos del sol sobre el organismo. Hoy te contamos entonces por qué resulta tan importante pasar tiempo bajo el sol.

1. Altera el metabolismo

La falta de exposición a la luz solar puede producir efectos negativos en el metabolismo. Numerosos estudios demuestran que aquellas personas que trabajan de noche, bajo luces artificiales, padecen alteraciones en sus ritmos biológicos, lo que impacta directamente sobre el metabolismo. Estas alteraciones pueden debilitar el sistema inmunológico y afectar además los niveles de energía y hábitos alimenticios.

2. Puede afectar el ADN

Rohappy / Shutterstock

En general, el cuerpo tiende a producir melatonina (una hormona que varía de acuerdo al ciclo día/noche) entre las horas de la tarde y la noche cuando empieza a aprontarse para descansar. Algunas investigaciones demuestran que las personas que trabajan por las noches y se ven imposibilitadas de exponerse a la luz solar producen menos melatonina.

Estas alteraciones en los niveles de melatonina pueden generar una disminución en los niveles de químicos importantes que utiliza el cuerpo para reparar el ADN y, en consecuencia, aumentan las posibilidades de producir células que disparen distintos tipos de cáncer.

3. Impacta sobre el estado de ánimo

mujer italiana sol
courtyardpix via Shutterstock

La serotonina es una sustancia producida por el cerebro estrechamente ligada al estado de ánimo. Una persona con niveles altos de serotonina tiende a estar de buen humor y a experimentar mayor serenidad y gozo y menos ansiedad. Al parecer la exposición a la luz solar aumenta los niveles de serotonina independientemente de la temperatura fría o cálida del día.

Además, se ha demostrado que los rayos UV estimulan la producción de melanocitos (las células que producen el pigmento oscuro en la piel) y fomentan la liberación de endorfina, otro de los químicos fabricados por el cerebro que nos hacen sentir de buen humor.

4. Puede combatir una depresión

El psiquiatra Norman Rosenthal, de la Universidad de Georgetown, acuñó un término para denominar un trastorno vinculado a la falta de exposición solar. El trastorno afectivo emocional o TAE es una forma de depresión que en general coincide con los meses de invierno.

Se lo asocia con el letargo y la tristeza que suelen acompañar los meses de más frío del año. Durante esta época, tendemos a quedarnos más dentro de casa y a obtener, en consecuencia, menos luz del sol. Algunos expertos aseguran incluso que la luz artificiala la que muchos se exponen en las oficinas también puede producir TAE.

Está claro que aún queda mucho por descubrir en cuanto al vínculo entre la exposición solar y sus efectos en el organismo. Muchos profesionales de la salud quizás no se animen a prescribir una terapia de luz solar, pero lo cierto es que la carencia de luz natural sí puede afectarnos.

Así que si te sientes un poco decaído, triste o desganado no dudes en pasar un tiempo bajo el sol y disfrutar de sus cálidos rayos sobre tu piel.