mujer

Todo lo que debes saber sobre la infertilidad masculina

infertil
Photographee.eu/Shutterstock

La infertilidad masculina se define como la incapacidad de un hombre de embarazar a una mujer fértil, tras intentarlo durante un tiempo prolongado y sin ningún método anticonceptivo.

En personas menores de 30 años, entre el 20 y el 37 % logran el embarazo en aproximadamente 3 meses. Pero cuando existen condiciones médicas que interfieren en la capacidad de concebir es cuando empezamos a hablar de infertilidad. Según varios estudios, el 15 % de las parejas que intentan concebir por un año sin éxito son infértiles.

Cómo el proceso biológico de la reproducción se encuentra más enfocado en la mujer, quien hospeda al futuro bebé dentro de su cuerpo, tendemos a creer que cuando una pareja es incapaz de concebir la infertilidad está en la mujer. Sin embargo, el 7 % de todos los hombres son infértiles y dentro de las personas infértiles, entre el 40 y el 50 % son hombres.

La importancia del semen y los espermatozoides

depresion infertil
tommaso79/Shutterstock

La fertilidad en hombres depende de la calidad del semen, el liquido orgánico por el cual se desplazan los espermatozoides, que son las células haploides (gameto masculino) que fusionan su núcleo con un óvulo de una mujer (gameto femenino), lo que más tarde dará lugar a la formación de un embrión y feto.

Por esta razón, el semen es muy importante en la reproducción sexual.

La calidad del semen es medida por la habilidad para lograr la fertilización, es decir que lo que define la calidad del semen son los espermatozoides, tanto en su cantidad como en su capacidad funcional. Un espermatozoide de «buena calidad» es aquél que puede desplazarse hacia la posición de los óvulos para fusionar su núcleo.

El camino a la fertilización

infertil medico
Image Point Fr/Shutterstock

Para que los hombres sean clínicamente capaces de concebir deben suceder varias cosas.

Por un lado, el hombre debe producir espermatozoides sanos, es decir que tengan una cantidad y calidad adecuada. Como los espermatozoides son producidos en los testículos, esto requiere el correcto funcionamiento de los órganos reproductivos masculinos, que dependen principalmente de una correcta formación y crecimiento durante la pubertad.

A su vez, el cuerpo del hombre debe producir la cantidad necesaria de testosterona y otras hormonas que están involucradas en la producción de los espermatozoides.

Una vez formados, los espermatozoides deben ser transportados hacia el semen. Esto se realiza a través de unos tubos específicos que derivan a los espermatozoides en el semen para luego ser eyaculados por el pene. En este caso, es necesaria una correcta cantidad de espermatozoides en el semen, ya que a menor cantidad, menor serán las posibilidades de que un espermatozoide logre fertilizar un óvulo. Una baja concentración de espermatozoides es alrededor de 15 millones de espermatozoides por mililitro de semen o menos de 39 millones por eyaculación.

Además, los espermatozoides tienen que estar en condiciones, es decir ser funcionales y capaces de moverse. En el caso en que el movimiento o la funcionalidad no sea apropiada, entonces es probable que no lleguen a encontrar el óvulo o no logren penetrarlo.

Las causas de la infertilidad masculina

habitos que afectan al semen10
AleksandarNakic via iStock

Por lo tanto, las causas de la infertilidad masculina son varias, pero se relacionan todas con la calidad del semen.

En general, los problemas más comunes se relacionan con el rendimiento de los testículos para producir los espermatozoides. Sin embargo, en el 50 % de los casos no se logra determinar la razón de la infertilidad del hombre.

En el 15 % de los hombres que tienen infertilidad, se debe a una total ausencia de espermatozoides que puede generarse por un desbalance hormonal o la obstrucción de los canales. En otros casos, estos problemas no son suficientes para evitar la presencia de los espermatozoides, pero sí para disminuir considerablemente su concentración.

Existen varias condiciones que también pueden ser la causa de estos problemas de infertilidad. Por ejemplo, la varicocele es la dilatación de las venas en los testículos, está presente en el 40 % de los hombres con problemas de infertilidad y ocasiona la disminución de la cantidad de espematozoides en el semen.

Infecciones como la inflamación de los testículos o del epidídimo también pueden interferir con la producción de espermatozoides. Algunas infecciones más graves pueden generar daños permanentes. Asimismo puede suceder en hombres que tienen problemas de eyaculación, tales como la eyaculación retrógrada, que es generada por condiciones de salud como diabetes, lesiones de médula, cirugía de próstata o vejiga, entre otras.

Algunos medicamentos de larga duración como los esteroides anabólicos o las medicaciones antifúngicas, entre otros, también pueden aportar a la infertilidad masculinda. Y la enfermedad celíaca también es un gran factor, aunque la fertilidad suele recuperarse al adoptar una dieta libre de gluten.

La solución a la infertilidad masculina

Hierbas chinas para combatir la infertilidad 1
MonkeyBusiness/Thinkstock

Los tratamientos para la infertilidad masculina dependen mucho del origen del problema. En general se puede recurrir a la cirugía, medicación, tratamiento hormonal o donación de esperma.

Los procedimientos más comunes cuando una pareja no puede concebir son la inseminación intrauterina o fertlización in vitro y ambos tienen una etapa donde se «lava el esperma», es decir se separan los espermatozoides sanos del resto, para concentrar una muestra de semen con mayor cantidad de espermatozoides viables.

En cualquier caso, es necesario hacer una análisis médico para determinar cuál procedimiento sería el más adecuado a la situación.

La infertilidad masculina es más común de lo que queremos admitir y, sin embargo, seguimos sin hablar sobre esto. Es momento de comenzar a tratar temáticas que son reales, suceden y, contrario a lo que la sociedad nos hace creer, no condicionan la masculinidad de un individuo.

También te recomendamos leer: