Cómo ejercitarte en casa: sé más fuerte que tus excusas con estos consejos

abdominales ejercicio
Jacob Lund via Shutterstock

Cuando vas al gimnasio, las excusas para pegarte al sillón se multiplican: «Hace mucho frío (o mucho calor)», «No tengo qué ponerme», «No me da el tiempo»... Pero la sencilla elección de ejercitarse en casa las esfuma a todas. Claro que supone una gran responsabilidad porque te conviertes en tu propio personal trainer, pero con esta guía te será más sencillo empezar.

Fija tus objetivos

cafe diseno
Photo by Christiana Rivers on Unsplash

¿Adelgazar? ¿Tonificar tu cuerpo? ¿Mejorar tu capacidad cardiovascular? Tener claros tus objetivos es el primer paso para elegir el ejercicio más apropiado para ti.

  • Si quieres adelgazar, deberás trabajar en una combinación entre ejercicios cardio y de fuerza.
  • Para tonificar, la estrella será los ejercicios de fuerza.
  • Si deseas potenciar tu capacidad cardiovascular, deberás darle prioridad a los ejercicios cardio.

Descubre tu motivación

mujer abrazo a si misma
SimonVera/Shutterstock

Tu objetivo será una poderosa fuente de motivación. No obstante, para integrar el ejercicio como parte de tu vida cotidiana de forma permanente, es fundamental que tu propósito último sea preservar la salud de tu cuerpo y vivir su mejor versión. Estos propósitos permanecerán, aun cuando ya hayas concretado cualquiera de los tres objetivos específicos ya mencionados.

Al preservar tu cuerpo y tu estado de ánimo, la actividad física te conectará con una vida más dinámica y optimista y, por consiguiente, te acercará a tus sueños.

Crea tu rutina de entrenamiento

Herramientas como YouTube te pueden ayudar a encontrar la rutina más apropiada para tu estado físico y tus necesidades. Eso sí, siempre acude a las rutinas de entrenadores dignos de tu confianza.

Aquí te proponemos una rutina para empezar:

Calentamiento

Ejercicios con pelota

Estiramiento

Sé paciente y constante

relajacion yoga
Photo by Rodolfo Sanches Carvalho on Unsplash

Los cambios duraderos no se dan de la noche a la mañana: llevan su tiempo, pero luego permanecen. Así que ten paciencia con tu cuerpo, que es tu posesión más maravillosa. Asimismo, cultiva la constancia: agenda una rutina y sé fiel a ella.

Además de considerar estos consejos, recuerda que tu alimentación es clave para tener éxito; no verás resultados si cargas tu organismo de calorías vacías.

Ahonda en este tema: