¿Cuáles son los síntomas de una crisis hipertensiva?

Dia mundial de la salud como combatir la hipertension 1
iStockphoto/Thinkstock

Una crisis hipertensiva es una subida drástica de la presión arterial que requiere atención médica de urgencia. Los parámetros que indican una crisis hipertensiva son una presión diastólica superior a 110 mmHg o sistólica que supere los 180 mmHg. Una presión arterial inferior a estas cifras también se considera como peligrosa pero en menor medida. Las crisis hipertensivas representan un peligro que puede conllevar complicaciones a nivel cardiovascular.

La mayoría de personas que sufren una crisis hipertensiva son pacientes que no vigilan habitualmente su presión arterial. Es necesario prestar atención a sus hábitos alimenticios y efectuar exámenes clínicos con el fin de recibir un tratamiento apropiado y evitar así la crisis hipertensiva. En este tipo de pacientes, esto suele estar provocado por una situación estresante o tras un dolor intenso.

El factor principal que obliga al paciente a acudir a un centro de salud son los dolores de cabezas intensos, acompañados por una sensación de vómitos y de vértigo. Estos dolores de cabeza son descritos como compresivos.

Dia mundial de la salud como combatir la hipertension 3
iStockphoto/Thinkstock

Durante un episodio hipertensivo, es posible ver aparecer sangrado nasal espontáneo o epistaxis. Esto es debido a las fuertes presiones de la sangre que circula en las arterias.

Cuando la crisis hipertensiva requiere una intervención médica de urgencia, es que uno de los órganos se encuentra con complicaciones (corazón, cerebro, riñones, etc.). Esto se manifiesta por un intenso dolor torácico que sugiere una angina de pecho o infarto, una sensación de asfixia (disnea), o un desarreglo neurológica como un accidente vascular cerebral.

Es posible que la hipertensión arterial provoque alteraciones a nivel de los ojos como una hemorragia, es decir una fuerte presión ocular que puede provocar vértigos, una visión desenfocada o una reducción de la acuidad visual.

Entre los síntomas de la crisis hipertensiva y en los casos más graves, también se puede sufrir: somnolencia, coma, crisis comiciales, desarreglos focales, insuficiencia renal o cardíaca, etc.

No olvidéis que una crisis hipertensiva debe ser considerada como una urgencia y el paciente debe ser rápidamente examinado y diagnosticado por profesionales en vistas a recibir el tratamiento adaptado a su estado.

Más información: Sante