mujer

Carta al hombre que me enamoró, pero no quiso quedarse: me duele lo que no pudimos ser

carta mujer triste
Martin Dimitrov vía Getty Images

Aunque me duela dejarte ir, comprendo que hay cosas que no pueden ser. Estabas físicamente a mi lado, pero tu corazón hace tiempo que se había marchado.

Me sentía desesperada viendo partir al amor de mi vida, te perdía y no podía hacer nada para evitarlo. Te amaba y no me arrepiento de haber cedido tanto, pero ya no puedo seguir suplicando que seas el hombre del que me enamoré.

dolor rodilla mujer con jeans calcetines gruesos blusa rosa
LightField Studios / iStock

Hay muchas cosas que no entiendo: me escribías notas cariñosas, me mandabas flores y teníamos charlas interminables antes de dormir, pero cuando más enamorada me sentía cambiaste.

Te rogué que no te fueras

Nunca creí tener que rogar por amor, pero lo hice. «Quédate, voy a cambiar» fueron las palabras más desesperadas que pude pronunciar, pero lo cierto es que no sabía qué era lo que estaba mal en mí.

mujer triste pareja
dragana991 vía iStock

Tuve mil dudas

Tenía tantas preguntas, me estaba volviendo loca tratando de entender tu partida. Quería saber qué era lo que te había alejado de mí, pensaba en los kilitos extras, en mi trabajo absorbente o mi último corte de cabello. Pero era evidente que aun teniendo las respuestas no ibas a quedarte, pues estabas decidido a irte y empezar una nueva vida sin mí, sin importar que me quedara con el corazón destrozado.

Muchas veces me pasó por la cabeza la idea de una amante, una mujer de sonrisa perfecta y hermoso carácter que aparecía para robarte de mi lado, pero no había señales de una infidelidad.

mujer se ve en el espejo usa sueter ropa moda
G-Stock Studio vía Shutterstock

Eras tú el que quería irse, algo en ti cambió y yo ya no era tu prioridad. Aceptar que ya no me amas me ha dolido tanto, pero es lo mejor, rogar sólo me desgasta y lastima.

Fuiste justo lo que necesitaba

Necesito liberarme de ti y de nuestros recuerdos, de esas memorias que me hacen pensar en tu rostro cada que visito un lugar o cada que escucho nuestra canción.

Fuiste justo lo que le hacía falta a mi vida: una persona que confiaba en mí y en mis sueños, me enseñaste a creer en el amor y a amar sin condiciones. Hoy te amo con todas mis fuerzas y por eso te dejo ir. Hoy entiendo que algunos amores son hermosos, pero no eternos

soledad
Vadim Georgiev via shutterstock

Me despido del hombre que me enamoró, pero al final prefirió irse

Hoy sólo busco mi paz. Todavía no estoy lista para volver a amar, porque primero debo amarme a mí misma, para no volver a sentirme tan vulnerable con las despedidas, para dejar de creer que es mi culpa que me dejen.

También te puede interesar: