¿Será tu Mario Casas? Tu cita puede convertirse en el amor de tu vida si superas estos 9 desengaños

Nervios, emoción y curiosidad son las tres palabras que podrían definir a cualquier primera cita, y mucho más cuando se trata de una cita a ciegas. Quieras o no, lo que viste en el video siempre pasa, aquí te lo explicamos un poco más, ¡sigue leyendo!

Primera cita: expectativa vs. realidad

Puede lucir diferente a su foto de perfil

Nunca confíes en las fotos que se muestran en aplicaciones para conocer personas al 100 %. Recuerda que existen muchas formas de aplicarle filtros, y todos podemos usarlos sin ser diseñadores. No esperes que luzca tan parecido a Mario Casas o Chris Hemsworth como viste en la foto.

chris evans 4
Alberto E. Rodriguez/Getty Images

No todo es lo que parece

Que use lentes no significa que es intelectual. Que tenga tatuajes no quiere decir que es un “chico malo”. Que vista traje y corbata no denota que sea millonario, ¿se entiende?

Las primeras charlas quizá te aburran

Para romper el hielo en una cita, y más cuando se trata de una a ciegas, por lo general se suelen hacer preguntas sobre temas triviales que conocemos todos. No esperes que él te pregunte qué piensas del calentamiento global o de la paz mundial. Los temas más profundos llegan con el tiempo y cuando se conocen más.

SENALESSEXOPRIMERACITA2
Notorious91/iStock

Puede ser que no tengan nada en común

Sería muy aburrido que a los dos les gusten exactamente las mismas cosas. La charla languidecería en cuestión de tiempo. Es mejor cuando ambos tienen gustos diferentes, pues es bueno estar abiertos a conocer cosas nuevas.

¡Se durmió después del sexo!

Lo repetimos hasta el cansancio: el sexo en la primera cita puede no ser como lo imaginas. Y, a veces, no pasa como en las películas, que se quedan horas y horas charlando, abrazados después de una noche apasionada.

mujer calle celular
Eugenio Marongiu vía Shutterstock

No te llama al otro día

Antes de que estalles en lágrimas, debes saber que algunas personas tardan mucho en escribir un mensaje. No te quedes a la espera de que te escriba al otro día para preguntarte cómo pasaste anoche o cuándo se vuelven a ver. Si quieres que esto suceda, toma tú la iniciativa de escribir.

Te recomendamos que leas