mujer

Cuando entiendas esto podrás tener una mejor relación con tus padres

relacion con los padres
Todor Tsvetkov/istock

De niños pensábamos que nuestros padres eran increíbles humanos capaces de lograr cualquier cosa que se nos ocurriera y los veíamos como una meta, así seríamos cuando creciéramos. Pero una vez llegamos a la edad adulta todo cambió, nos dimos cuenta que nuestros padres son personas normales que han cometido una serie de errores a lo largo de su vida.

Nuestros padres nos ponen una serie de límites a medida que crecemos y esto es más que entendible, a algunos les va bien y a otros no, pero no somos capaces de entender estos errores hasta que tenemos la edad suficiente como para captar los posibles errores y aciertos de estos límites.

Cuando ocurre el choque

Los años pasan, nos volvemos adultos y nos damos cuenta de la noche a la mañana. Es un golpe de realidad pura cuando entendemos que nuestros padres son tan vulnerables como nosotros: ¿Lloran? ¿Se equivocan? Algunos hasta llegan a pedirnos consejos de algunas cosas, lo que nos lleva a pensar que hemos dejado de ser niños que necesitan de cuidado para convertirnos en adultos independientes y capaces.

Darte cuenta de que tus padres son tan humanos como tú y que son capaces de cometer muchos errores es dar un paso muy grande para la comprensión y la mejora de tu relación con ellos. Si bien es probable que hayan cometido muchos errores en tu crianza, ha llegado la hora de perdonar y sanar todas las cicatrices.

relacion con los padres 2
monkeybusinessimages/istock

Entenderlos y entenderse

Crecer nunca deja de ser difícil, mucho menos cuando estás envejeciendo. Tus padres están pasando por una etapa difícil en la que tú estás pasando a ser su soporte, al menos de una manera emocional. El lazo que hayas creado con ellos va a recaer mucho de la persona que serás en tus 20 y más cuando empiezas a caer en que pronto serás como ellos.

Ahora que te has dado cuenta que tus padres son humanos, con sus propios problemas y errores, solo queda aceptar, perdonar y disfrutar los años que les quedan a su lado. Ahora tienes una capacidad mucho más consciente para escucharlos y sobre todo para apreciar todo lo que han hecho por ti.

La relación con los padres cuando somos adultos es complicada, pero no demasiado difícil de llevar. Es cuestión de sentarnos a entender y saber que nuestros padres también son humanos. Llegó la hora de tener paciencia con ellos y amarlos incondicionalmente como ellos lo han hecho contigo.