mujer

Cómo el machismo daña a la sociedad

machismo dana sociedad 1
SFIO CRACHO/shutterstock

Esta última década se ha convertido en la era de las guerras por las ideologías sociales. El machismo ha sido uno de los movimientos más criticados y desafiados, dándonos cuenta que a pesar de lo mucho que han cambiado nuestras sociedades, la figura conservativa de la supremacía de todo lo masculino aún está en nuestras vidas.

Lo cierto es que esta ideología es sumamente negativa y dañina no solo para mujeres, sino también para los hombres. El machismo no solo domina y obliga a la mujer a mostrarse como débil y sumisa ante el hombre, sino que plantea que el mismo sea capaz de llegar a un poder social e intelectual de los cuales no todos los hombres son capaces en la realidad.

El daño a la sociedad

8 aspectos sobre violencia de genero que toda mujer debe saber
Sergey Nivens / iStock / Thinkstock

El machismo es dañino para la sociedad porque nos encierra a todos en un solo molde. Enseña a hombres y a mujeres a pensar de una determinada manera, y aunque podamos pensar que los hombres gozan de más libertades, todo cambia cuando se les obliga a ser el sustento de la casa y se les enseña a los niños a no mostrar emociones por que no es “cosa de hombres”. El resultado son hombres reprimidos y con diversos problemas psicológicos.

A las niñas, por su parte, se les enseña a ser sumisas y enfocarse en un físico diseñado para el placer masculino, que luego de no ser logrado causa problemas como la depresión y los trastornos alimenticios. Más concretamente: para el machismo no son seres humanos, son solo mujeres.

Lo peligroso 

Como detectar un noviazgo violento
Thinkstock/iStock/lofilolo

Por otro lado, la ideología machista ha tenido muchas otras consecuencias graves para la sociedad como la alta tasa de violaciones, feminicidios y violencia doméstica alrededor del mundo. El machismo enseña a los niños desde muy temprana edad a tomar lo que “le es suyo” sin importar lo que se interponga, a creer que las mujeres buscan sexo por la manera de vestirse y que en el hogar quien manda es el hombre. Cuando estos niños crecen se convierten en individuos peligrosos (pero aceptados) para la sociedad, tanto que la cultura del victim shaming (culpar a la víctima) es validada para desligar a los hombres de cualquier delito sexual.

Los seres humanos somos demasiado diversos como para limitarnos en los patrones cuadrados y violentos del machismo. Afortunadamente es una ideología que va disminuyendo con el tiempo y esperamos que algún día esté erradicada completamente para el bien de toda la sociedad.