mujer

10 razones por las que mis primos fueron lo mejor de mi infancia

primos infancia10
Tetiana Iatsenko/Shutterstock

Pienso en mis primeros años de vida y solo se me viene una imagen a la mente: mis primos y yo riéndonos y jugando en el barrio de mis abuelos. Ellos marcaron mi infancia y mi vida. No me caben dudas: fue lo mejor de mi niñez y agradezco que se hayan interpuesto en mi camino. Nada sería tan divertido, nada sería tan gracioso…

1. Porque juntos éramos dinamita

primos infancia
Alena Ozerova/Shutterstock

Recuerdo las risas, las travesuras y los desastres que dejábamos. Esa imagen riéndonos es fantástica: esas caras demuestran que adorábamos hacer travesuras y que no había forma de cansarnos cuando estábamos juntos.

2. Porque con ellos solo había risas

primos infancia3
Evgeny Atamanenko/Shutterstock

Salíamos a jugar en el barrio. Jugábamos en la PC. También al cuarto oscuro en el dormitorio de mi abuela. A las escondidas… jugábamos, siempre. Y nunca olvidábamos de reírnos.

3. Porque fueron mis primeros amigos

primos infancia8
Kingcraft/Shutterstock

Ellos me enseñaron lo importante que es la amistad. Fueron mis primeros amigos y lo serán por siempre.

4. Porque ellos permitían que las reuniones familiares no fueran aburridas

primos infancia6
Iakov Filimonov/Shutterstock

Cuando éramos chicos, las reuniones familiares parecían muy tediosas. No queríamos estar con los grandes. Pero lo cierto es que era una buena excusa para juntarnos y olvidarnos de los adultos.

5. Porque eran como mis hermanos -sin la parte de las peleas-

primos infancia9
Maria Symchych/Shutterstock

Éramos hermanos, en lo único que se diferenciaban de mis hermanos es que con ellos nunca había peleas. Adoro a mis hermanos y los adoraba en ese entonces, ¡pero sí que nos peleábamos! Qué dolor de cabeza que fuimos para nuestros padres.

6. Porque ir a lo de los abuelos juntos era grandioso

primos infancia7
Dasha Petrenko/Shutterstock

Uno de mis planes favoritos: ir juntos a lo de los abuelos para que nos mimaran, nos cocinaran y además para divertirnos juntos. ¡Una grandiosa combinación!

7. Porque hacían que las vacaciones sean fantásticas

primos infancia1
juninatt/Shutterstock

Ahora deseo con todas mis ganas tener tres meses de vacaciones. Pero la realidad es que cuando éramos pequeños nos divertía ir a la escuela, y las vacaciones sin ella se nos hacían eternas. Solo podíamos pasar el rato si estábamos juntos. ¡Qué divertidas eran esas vacaciones!

8. Y también los fines de semana

primos infancia5
Alena Ozerova/Shutterstock

Mis planes para el fin de semana: los domingos juntarnos con mis primos. Eso hacía que el último día de la semana no sea un día tan feo.

9. Porque discutir para saber quién era el favorito de los abuelos resultaba divertido

primos infancia2
FamVeld/Shutterstock

Todos temíamos -y tenemos- la convicción de que somos los favoritos para nuestros abuelos, pero era muy divertido discutir por eso.

10. Porque quedarme a dormir en sus hogares era EL plan de la semana

primos infancia4
wavebreakmedia/Shutterstock

Recuerdo cuando me dejaban ir a lo de mis primos. Me sentía grande. Adorábamos quedarnos largas horas en la noche jugando y riendo (aunque a mis tíos no les gustaba mucho: mañana tenemos que trabajar).

Por estas razones, mis primos fueron lo mejor de mi infancia. Y siguen siendo personas importantísimas para mí hasta hoy en día. ¿Tú también disfrutaste de tu niñez junto a ellos?