explora

¿Enseñar mi cuerpo me convierte en un objeto sexual? Cómo diferenciar entre empoderamiento y cosificación

selfie traje de bano
BigLike Images vía Shutterstock

¿Recuerdas cuando Nicki Minaj estrenó Anaconda? Ese video hizo que el Internet explotara en mil pedazos. Más que nada fue porque el 90 % de él se compone de traseros. Pero fuera de que eso te guste o disguste, esta presentación encendió un debate: ¿Este 'exhibicionismo' fue una muestra de libertad o, al contrario, la rapera se puso solita como un objeto sexual?

Esta discusión se presentó en una época en la que cada vez más se cuestionan los estereotipos y se destaca la importancia de apreciar lo que nuestros cuerpos son capaces de hacer, y no sólo cómo se ven.

Si tú, que nos estás leyendo, eres una mujer, es posible que te hayas enfrentado a una situación con el mismo trasfondo. Eliges tu atuendo del día, te lo pones y al verte en el espejo compruebas lo guapa que te ves. Tal vez la blusa tiene un poco más de escote del que acostumbras, pero estás convencida de lo bien que te ves. Incluso sexy, y no tiene nada de malo que te sientas así.

Te tomas una selfie y planeas subirla a Facebook. «¿Y si alguien piensa que sólo quiero llamar la atención? ¿O si alguien cree que sólo soy un par de pechos? ¿O será que esta foto es una manera de demostrar que me vale lo que piensen todos, yo quiero vestirme así y ya?».

He-Man tiene el poder, y tú también

mujer triste celular 0
Antonio Guillem vía Shutterstock

A veces la línea entre el empoderamiento y la cosificación se ve medio borrosa. La diferencia entre enseñar nuestro cuerpo porque somos libres de hacerlo y convertimos en un objeto sexual cualquiera es objeto de debate. Pero aquí te platicamos cuál es la clave para distinguir una de la otra: el poder.

Si subes tu selfie a Facebook porque tú quisiste, porque tú piensas que te ves bien y quieres compartirlo, eso es empoderamiento. Es reconocerte como dueña de tu cuerpo y tus acciones, sin hacerle caso a los estereotipos. Por el contrario, si alguien te presiona a subir esa foto o alguien la descarga para pasársela a sus amigos y decir que eres de la vida fácil, eso sería un acto de cosificación.

En el empoderamiento tú tienes el poder sobre la situación, existe un consenso de tu parte. En la cosificación, el poder lo tienen los demás. Así lo explica Ronnie Ritchie en Everyday Feminism en una ilustración que te invitamos a ver.

La Dr. Caroline Heldman es profesora de política, experta en medios y sistemas de poder, y en una presentación en TEDx retomó esta distinción entre ser una persona y un objeto. De acuerdo con Heldman, ser un objeto sexual no es empoderador porque las personas son quienes actúan, mientras las cosas son las que se usan para actuar. Sin independencia, sin opiniones. Los sujetos tienen poder. Los objetos, no.

El sexo no lo es todo

boton de sexo
crazystocker vía Shutterstock

Seas hombre o mujer, la Dra. Heldman nos invita a hacernos algunas preguntas para identificar si estamos cosificando la imagen de una mujer (que es el caso más común, ¡pero también aplica para los hombres!):

  • ¿Sólo se muestran partes y no todo el cuerpo de una persona?
  • ¿La imagen sugiere que la disponibilidad sexual de esa persona es su atributo más importante?
  • ¿Se muestra a la persona sexualizada como un artículo que se puede vender y comprar?
  • ¿La persona se presenta como alguien intercambiable?
  • ¿La fotografía demuestra falta de consenso?

Usar mini falda, escotes, tacones, mucho maquillaje o cualquier cosa que se te ocurra no te convierte automáticamente en un objeto. Estar orgullosa de tu cuerpo o de tu sexualidad no te hacen menos ni más que nadie. Tampoco es irrespetuoso considerar que alguien es sexy, siempre y cuando se considere como uno de los atributos que tiene una persona completa y compleja.

No te dejes cosificar por los medios, la publicidad o los estereotipos. Defiende tu poder de decisión, porque eres una persona libre que vale mucho más de lo que cualquier fotografía podría mostrar.

Te recomendamos: