¿Pueden las secuelas de acoso convertirse en arte? Conoce el impactante proyecto de esta joven de 19 años

proyecto acoso sexual3
buzzfeed via Emma Krenzer

Los recordatorios de que las mujeres estamos más unidas que siempre son cada vez más frecuentes. Pero también se reiteran las advertencias hacia nuestro género de que "tenemos que tener cuidado".

¿Cuidado de qué? Cuidado de su cuerpo, cuidado de caminar solas por la calle, cuidado de usar polleras demasiado cortas y provocativas, cuidado de ser tocadas, violadas e incluso asesinadas.

Sí, esa es la triste realidad que reflejan los crecientes casos en América Latina y el mundo sobre la violencia en contra de las mujeres. Y algo tan triste e intolerable fue lo que inspiró a esta joven de 19 años a realizar este impactante proyecto de arte para la universidad:

Su objetivo principal fue evidenciar las secuelas del acoso sexual a través de manchas de pintura en el cuerpo de una amiga. Las manchas evocan a las personas que han tocado su cuerpo a lo largo de su vida. Para interpretarlas, realizó una guía para identificar a qué persona pertenece cada mancha de color en el cuerpo. Están presentes sus padres, sus hermanos, sus parejas y en color rojo vivo, y apoderándose violentamente de las zonas íntimas de su cuerpo, las "personas que no conoce".

Abramos los ojos

proyecto acoso sexual2
buzzfeed via Emma Krezner

El resultado es escalofriante y al mismo tiempo representa una muy cruda realidad que tiene que cambiar.

''Creé este proyecto para mí y para visualizar el impacto duradero que el acoso puede tener en cada persona'', dijo Emma Krenzer de solo 19 años.

Así es: el acoso sexual tiene consecuencias muy negativas en sus víctimas, y no es algo que se olvida ni se supera en un abrir y cerrar de ojos, sino que es una fuente permanente de temor y ansiedad en la memoria de las víctimas que repercute en varios aspectos de sus vidas.

Esta es una muy buena oportunidad para reflexionar sobre cuánto se nos respeta y cómo se nos concibe. No queremos tener que "cuidarnos" hasta la paranoia: ¿por qué tenemos que hacerlo? ¿por qué no podemos salir a la calle con polleras o caminar solas? La solución no está en dejar de salir o vestirnos para "no ser provocativas".

El consejo no debería ser solo "cuidate", sino también "lucha por quien eres y por lo que tu género se merece".

> 5 protestas de mujeres que cambiaron el mundo y consiguieron lo que querían