mujer

¿Ser vulnerables es tan malo para las relaciones? Te sorprenderá saber esto

lo que ocurre en tu cuerpo cuando besas1
PeopleImages/iStock

Solemos asociar el ser vulnerables con ser débiles y buscamos nunca tener que vernos en esta situación. Pero cuando se trata de relaciones las cosas cambian, y es este aspecto de nuestras personalidades el que nos permite tener relaciones exitosas y, especialmente, ser más cercanos a nuestras parejas.

Desde el momento en el que empezamos a ver la vulnerabilidad como un defecto, empezamos a reforzarnos a nosotros mismos y, con esto, también nos volvemos menos accesibles. Es así como hoy en día tenemos tanta depresión y dolor en nuestra sociedad, porque hemos decidido que expresarnos significa ser vulnerables.

La vulnerabilidad en las relaciones

demostrarle que la amas3
Bartashevich Karyna/shutterstock

Sin este aspecto las relaciones no serían posibles o serían muy distintas a como las conocemos. Estar en una relación se trata de la conexión íntima de 2 (o más) personas, que necesitan conocerse muy bien para emprender un proyecto de pareja. La única forma de lograr esto es a través de la confianza que nos permite la vulnerabilidad: sin ella, las parejas comienzan a debilitarse.

Ser vulnerables significa mostrarse tal cual se es a la otra persona: los miedos, los secretos dolorosos y oscuros, los sueños, fantasías. Es explicar de lo que estamos hechos y ponerlo en las manos de otra persona y tan solo esperar que esta haga lo mismo y no te traicione.

Es precisamente esta la razón por la cual es tan importante que mostremos nuestras «debilidades» a nuestra pareja, para poder crear una conexión en base a la confianza y el conocimiento mutuo.

¿Por qué es clave y cómo podemos usarla a nuestro favor?

amor pareja relacion 1 2
teksomolika/iStock

La vulnerabilidad nos pone un paso más cerca de nuestra pareja, puesto que se trata de quitarnos los escudos y demostrar confianza, como también que no somos las personas tan fuertes que pretendemos ser. Vale la pena mostrarse de este modo para darse cuenta de si este aspecto es recíproco y para que se pueda conseguir una relación cuyo lazo sea profundo y difícil de romper.

También significa ser vulnerable a los riesgos, a lo que pueda pasar por poner tus sentimientos en manos de otra persona. Lo que obtendrás puede ser lo mismo de vuelta o el rechazo. En ambos escenarios estarás ganando algo positivo, puesto que ante una respuesta desagradable ya sabrás que es hora de marcharte.

Asimismo, no se trata de confesar hasta lo más íntimo de ti a una persona, solo dejarle ver lo suficiente. Lograremos una conexión hermosa y profunda, muy difícil de corroer.