explora

Ante el desastre en la L12 del metro, 8 mexicanos nos recuerdan que somos más grandes que esto

accidente del metro cdmx linea 12
Hector Vivas/Getty Images

El 3 de marzo de 2020, los habitantes de la Ciudad de México presenciaron una de las tragedias más grandes en la historia del Transporte Colectivo Metro.

Pasadas las 10 de la noche, se desplomó una trabe que sostenía el puente por el que pasaba un tren de la Línea 12, entre las estaciones Tezonco y Olivos. El colapso causó la muerte de al menos 25 personas y otras 80 resultaron heridas.

colapso de metro linea 12 cdmx
Hector Vivas/Getty Images

Pero, en medio de la tragedia, los chilangos sacaron a relucir la solidaridad que siempre los ha caracterizado en este tipo de desastres.

Desde el primer momento, las personas que estaban en los alrededores corrieron al lugar del accidente para intentar sacar a los sobrevivientes.

Sin embargo, la magnitud del colapso hizo necesaria la ayuda de profesionales. Entonces fue cuando la brigada de rescate Topos anunció que estaba en camino para prestar su conocimiento y habilidades.

Cuando los vecinos de Tláhuac se dieron cuenta de que no podían intervenir directamente en el percance, buscaron otras maneras de ayudar.

De inmediato, circularon en redes sociales los teléfonos y ubicaciones de los hospitales a los que fueron trasladados los heridos, así como las listas con nombres de quienes ya habían sido identificados.

Los vecinos de la estación Olivos, además, abrieron las puertas de sus casas a cualquier desconocido que quisiera descansar o comunicarse con sus familiares. Algunos más ofrecieron medios de transporte para llevarlos a sus hogares.

En todo el tiempo que duró la búsqueda de personas atrapadas y remoción de escombros, también ofrecieron alimentos y bebidas a los brigadistas.

Algunos lo hicieron directamente de sus bolsillos, pero a las acciones de solidaridad también se sumaron cadenas de restaurantes aledaños.

El impacto de esta tragedia no se limita a los heridos y muertos: muchas personas sufrieron crisis emocionales al presenciar el colapso del Metro, así que los profesionales de la salud mental pusieron a disposición sus servicios.

Una las consecuencias de este accidente es que toda la Línea Dorada tuvo que cerrar, dejando a miles de usuarios sin transporte. Ante esto, algunos habitantes de la Ciudad de México se organizaron para pagar los traslados de quienes lo solicitaran.

Todas estas acciones, sin importar si son pequeñas o grandes, demuestran que los mexicanos siempre se apoyan en los momentos difíciles.

Si conoces otras maneras en las que se pueda ayudar a los afectados, déjala en los comentarios.

Checa estas historias: