explora

La historia real de los ositos de distanciamiento social en Francia: las redes te mintieron

ya esta disponible el modo oscuro de facebook
DenPhotos / Shutterstock.com

Las redes sociales están llenas de historias tan enternecedoras como virales... pero naturalmente no todas son verdaderas.

La velocidad con la que se comparte una publicación sin revisarla, llega a ser alarmante, y aunque no en todos los casos se da, a veces las consecuencias de desinformar mediante un clic son fatales.

facebook va contra las fake news
BigNazik / Shutterstock

Por fortuna, el reciente caso de los "ositos de distanciamiento social" en Francia no lastima a nadie. Si bien es un posteo de tintes apócrifos, tampoco pasa nada por haberse creído la trama fabricada a su alrededor. 

Seguro ya te sabes la supuesta historia: tras el levantamiento de la cuarentena en París en pasado mayo del 2020, los restaurante están usando osos de peluche gigantes para ocupar asientos. Con ello, se busca que los comensales no ocupen las sillas que podrían representar una cercanía excesiva entre ellos.

Todo eso suena muy bien, y de hecho, sí hay países (como Corea del Sur) que están optando por el uso de maniquíes o almohadas para que el distanciamiento social se haga efectivo en espacios públicos.

Tristemente, la iniciativa de los ostios "anti-contagios de coronavirus" es completamente falsa. Los osos mostrados en las fotos datan del año 2018 y corresponden a una idea del comerciante de libros Philippe Labourel, quien por iniciativa propia compró y colocó 50 osos de peluche gigantes en los alrededores de su negocio.

Los osos —que medían alrededor de 1.50 metros y pesaban aproximadamente 4.9 kilos— podían encontrarse desde octubre de 2018 en el barrio Les Gobelins, a pocos metros de la Place d'Italie en el distrito 13 de la capital francesa.

A lo largo de todo ese tiempo (previo a la pandemia por coronavirus) la idea de Labourel se replicó en más puntos de la ciudad con la autorización de la alcaldesa de París: Anne Hidalgo.

Instagram

De ahí en delante, los osos gigantes invadieron múltiples vecindarios e instalaciones turísticas. Incluso dieron un salto mediático de gran auge cuando aparecieron 37 de ellos en las ventanas del famoso Grand Hotel des Gobelins.

Instagram

Sin ninguna pista de lo que el 2020 traería en cuestión de distanciamiento social, Philippe —de 42 años de edad en la actualidad— declaró en el 2018 que su idea fue diseñada para entretener a los niños. Nunca imaginó que el éxito de su iniciativa llegaría a la prensa internacional:

He estado trabajando aquí (en la librería) durante 25 años (...) La gente se detiene asombrada frente a los escaparates con los osos y les toma una foto. Ver eso me da mucha felicidad y satisfacción personal.
Instagram

Ahora lo sabes: el asunto de los osos gigantes no tiene tintes relacionados a la pandemia... y aunque la estrategia de Philippe siguió en pie por algunos meses, ahora es muy raro encontrar a sus criaturas de felpa por las calles.

Ve también: