Yokai Matsuri: el festival japonés de entes, monstruos y fantasmas más divertido que Halloween

Sorasak/unsplash

Japón es uno de los países cuya cultura y folclore sorprenden al mundo, sobre todo por la riqueza de sus relatos, sus leyendas, su mitología y sus fiestas.

A lo largo del año, el país asiático tiene varios festivales o matsuris para celebrar algún acontecimiento importante, como la primavera o el año nuevo. Incluso tienen una celebración parecida a un Halloween, solo que en lugar de vampiros, hombres lobo y zombies, son los yukais los que caminan de nuevo entre los humanos.

7 Supersticiones y mitos urbanos japoneses que no te dejaran dormir por dias 5
iStock/Thinkstock

¿Quiénes son los yukais o yōkai ?

Japón cuenta con un elenco de criaturas mágicas que rebosan imaginación y fantasía. Desde traviesos protectores del hogar, hasta apariciones fantasmagóricas realmente espeluznantes.

Los japoneses tienen un nombre general para todos estos entes, hablamos de los yōkai.

Instagram

De acuerdo con la cultura popular japonesa, los yukais están entre los humanos, aunque no siempre se pueden ver. Nos condicionan y afectan directamente, aunque nosotros no podemos influir en ellos. Solo los monjes budistas más hábiles tienen cierta influencia sobre ellos para ahuyentarlos o para pedirles suerte.

Instagram

Algunos se representan como humanoides, otros como híbridos entre persona y animal, mientras que existe una oscura modalidad de horripilantes fantasmas.

Bienvenidos al Yukai Matsuri

El Yukai Matsuri se celebra el tercer sábado de noviembre, día en el cual los yukais vuelven a la vida para estar entre los humanos, con los que cantan y bailan al ritmo de la música.

En este festival, celebrado en la ciudad de Yamashiro, prefectura de Tokushima, las personas se disfrazan como un yukai (monstruo tradicional japonés) para divertirse en las decenas de puestos de comida y juegos de feria.

Instagram

Además de las atracciones propias de un matsuri tradicional, se realiza una marcha yukai, en la que los participantes vestidos con sus galas más sobrenaturales participan y recorren la calle principal de la ciudad.

La ciudad de Yamashiro es tradicionalmente conocida por ser una de las regiones con más yukais de todo Japón. En sus calles puedes encontrar monumentos que son testigos de las apariciones de estas peculiares criaturas.

De acuerdo con la cultura japonesa, un yukai es un monstruo al cual se le atribuyen un sin número de fenómenos físicos y ambientales. A diferencia de los demonios o fantasmas occidentales, un yukai sí tiene un cuerpo físico, por lo tanto es posible pelear contra él e incluso hacerle daño.

A pesar de que suelen aterrorizar a los humanos (o por lo menos hacerles la vida difícil), suelen ser muy aceptados en las comunidades, en donde son tratados con respeto e incluso alabados como pequeñas deidades.

Instagram

En el anime y el manga son personajes muy recurrentes, como en el caso de Inuyasha, Nurarihyon no Mago o la obra maestra conocida en occidente como El Viaje de Chihiro.

el viaje de chihiro 2001
Studio Ghibli/Difusión

Durante el festival podrás conocer a los yukais en su entorno natural, ya que la ciudad está rodeada por un fantástico bosque en donde han ocurrido la mayoría de los encuentros con estos seres sobrenaturales. Con suerte, podrías ser de los primeros extranjeros en toparte con un yukai.

Instagram

En la celebración también podrás probar los deliciosos dangos, que son postres japoneses elaborados con matcha (té verde), el okomomiyaki (los fans de Ranma ½ estarán encantados) y el takoyaki, que son bolitas de pulpo capeadas.

Postres japoneses dango 1
iStock/Thinkstock

También podrás jugar en diversos puestos de feria, ganar un peluche en tiro al blanco o incluso tratar de pescar un pez dorado para tenerlo de mascota.

Instagram

El famoso desfile de yukai comienza a medio día. Los trajes están hechos a mano por los residentes locales y representan a las criaturas vistas en los alrededores.

Si quieres integrarte con un disfraz occidental puedes hacerlo, no serás visto con malos ojos… al menos no por los humanos del lugar.

Échale un ojo a esto: