explora

Si publicas tus “buenas acciones” en redes sociales, este hilo te hará sentir más vergüenza que nunca

eres un alma viajera21
PeopleImages via Getty

El altruismo hacia sectores y comunidades vulnerables siempre es necesario. Animar a otros a participar en actividades de voluntariado, es sin duda loable... pero deformar la buena intención es demasiado fácil en la era digital.

De manera reciente, se viralizó un tuit sobre "influencers sin fronteras". En la publicación se observan fotografías de personas que aparentemente hacen una "buena obra"... pero conforme avanzas entre las imágenes, verás como tu incomodidad va creciendo, algo anda mal tras tanta "bondad"...

Así es, a este fenómeno se le conoce como "activismo blanco, "activismo para redes" o "complejo de Mesías blanco". Es un fenómeno en creciente, tendencia, preocupante porque la premisa no es ayudar, sino presumir que ayudas y que todos tus contactos (o seguidores) vean la "inigualable" persona que eres.

View this post on Instagram

Oh my gosh. Have you guys heard of the white savior complex? It is just the WORST. During my time here in Africa I have come face to face with so many injustices but this one is by far the most upsetting. In addition to saving Africa I will become an advocate to see the end of this so called white savior complex. • • • 𝘛𝘩𝘦 𝘞𝘩𝘪𝘵𝘦 𝘚𝘢𝘷𝘪𝘰𝘳 𝘚𝘦𝘳𝘪𝘦𝘴 𝘰𝘯 𝘍𝘢𝘪𝘭𝘦𝘥 𝘔𝘪𝘴𝘴𝘪𝘰𝘯𝘢𝘳𝘺 𝘫𝘶𝘴𝘵 𝘭𝘢𝘶𝘯𝘤𝘩𝘦𝘥, 𝘧𝘦𝘢𝘵𝘶𝘳𝘪𝘯𝘨 𝘺𝘰𝘶𝘳𝘴 𝘵𝘳𝘶𝘭𝘺. 𝘐𝘧 𝘺𝘰𝘶 𝘩𝘢𝘷𝘦 𝘦𝘷𝘦𝘳 𝘸𝘢𝘯𝘵𝘦𝘥 𝘵𝘰 𝘩𝘦𝘢𝘳 𝘵𝘩𝘦 𝘷𝘰𝘪𝘤𝘦𝘴 𝘣𝘦𝘩𝘪𝘯𝘥 𝘵𝘩𝘦 𝘴𝘢𝘵𝘪𝘳𝘦 𝘯𝘰𝘸 𝘪𝘴 𝘺𝘰𝘶𝘳 𝘤𝘩𝘢𝘯𝘤𝘦. 𝘓𝘪𝘯𝘬 𝘪𝘯 𝘣𝘪𝘰. 𝘍𝘪𝘳𝘴𝘵 𝘵𝘸𝘰 𝘦𝘱𝘪𝘴𝘰𝘥𝘦𝘴 𝘶𝘱! • • #whatwouldwhitejesusdo? #listentothepodcastthatswhat #wwwjd #slumcast #slumstudio #thankgodforediting #slumsarenoisy #apennyaday #failedmissionary

A post shared by Barbie Savior (@barbiesavior) on

Los tres términos mencionados, surgieron en la Assistance Fund de Noruega. Su directora Beathe Øgård, explica el concepto de forma clara:

«Es una tendencia actual entre las personas con dinero o privilegios muy marcados: acuden a comunidades pobres, vulnerables y/o violentadas para realizar donaciones en especie, pero lejos de retratar altruismo en sus "memorias", muestran una verdad simplificada y estereotipada al tomarse fotografías muy producidas mientras dan su apoyo».

Øgård hace hincapié en los protagonistas olvidados de las imágenes que van a parar en redes: las personas afectadas a las que supuestamente los activistas van a ayudar:

«Tomarse fotos con personas en situación vulnerable para corroborar que los estás apoyando, le quita la dignidad a los afectados.

Hay que fijarse en la mayoría de las imágenes de activismo blanco: los perjudicados lucen incómodos o confundidos, lejos de hacerles un bien, estás contribuyendo a su rezago social, a que tus seguidores vean a tus acompañantes como personas "exóticas"».

Es una violación a los derechos humanos que puede parecer "inofensiva", pero existe, y contribuye a perpetuar el estigma.

Ante la creciente práctica de "miren cómo ayudo", la organización Failed Missionary creó una guía para evitar que los voluntarios desarrollen el complejo de Mesías blanco. El objetivo es que lejos de presumir, ayuden de verdad.

View this post on Instagram

I know I am supposed to be resting, but my work is never finished here! Every day I make my morning candy route in my sleepy little village, so why not carry that on here in the big village? These kids need love and sweets too! For those of you who don't know, passing out candy is acceptable and applauded 24 hours a day, 365 days a year here in Africa. But today the children got TWO pieces! Who says you can't turn a pagan holiday around?! #imaskeweral #duh #savindapagans #cavitiesfordaysyo #nightmareondentiststreet #donttakecandyfromstrangers #unlessyoureinAfrica #orphansofthecorn #thebarbiesaviorproject #thesaviorsense #iseepoorpeople #thesaviorofthelambs #frankensavior #saviorhollow #hereeeeeeeeeeesbarbie #barbiethefriendlysavior #parasavioractivity #itsmyignorancethatisthetruehorror #itrickandtreat #alltheyneedissomechocolate #justlikeme

A post shared by Barbie Savior (@barbiesavior) on

Failed Missionary se enfoca en datos estadounidenses de activismo blanco, de hecho estima que hay más de un millón de americanos enlistándose a causas de voluntariado cada año.

El 85 % de estos voluntarios provienen de condiciones privilegiadas, curiosamente, las travesías de ayuda entre estos grupos aumentó en cuanto el auge de las redes sociales tomó "por sorpresa" a la comunidad global (alrededor de 2012 hasta la fecha).

View this post on Instagram

I may now live in eternal summer, but missing out on my favorite season wasn't an option! It's the first day of fall in America and - coincidentally - the first day I brought fall to Africa! Eternal summer no longer. I can't wait to see the joy on each child's face when I bestow upon them their first UGG boots and they take their first sip of pumpkin spice latte. Thanks to super-boyfriend Ken for collecting and sending over precious fall leaves for the children! #falliswheretheheartis #icanpartwithallexceptforfall #itslikeitsneverhappenedeverytimeitcomesaround #seasonalsensation #fortheloveofdeadleaves #igivealatte #andicarealatte #cupOjoe #impumpkinspiceandeverythingnice #dotheyknowitsautumntimeatall?!? #nowtheydo #PSLforall #mylittlepumpkin #basicbarbie #mirrormirroronthewall #whatsthemostbasicseasonofthemall #fallis #jesuswouldhavePSLed #iUggbutiaintug #becausewhatsthepointwithoutfall #autumnbottom #espressosaves #OMGAWDFALL #topknothotshot

A post shared by Barbie Savior (@barbiesavior) on

A pesar de las estadísticas, el complejo de Mesías blanco sucede con frecuencia a nivel mundial, generalmente entre los jóvenes de 18 a 35 años de edad que crecieron en familias ricas y/o privilegiadas socialmente.

Además de la guía mencionada para evitar atentar contra la dignidad de las personas, la Failed Missionary creó la cuenta satírica Barbie Savior en Instagram.

Lo anterior tiene como meta ejemplificar visualmente todo lo que NO debes hacer al estar de voluntario... ¿notas la similitud entre las fotos de Barbie (y sus absurdos comentarios) con el hilo viral de Twitter?

La recomendación general de Beathe Øgård y su equipo para evitar que te conviertas en "salvador blanco", es que siempre cuestiones tus intenciones:

«Piensa: ¿a qué quiero ir a tal comunidad?, ¿mi ayuda cambiará radicalmente la situación de las personas allí? Si la respuesta te coloca a ti como protagonista haciendo una muy mínima diferencia (como darle chocolate a un niño enfermo en lugar de medicinas), es mejor que hagas una donación monetaria y no vayas».

En conclusión: ayuda siempre que puedas, pero como suele decir la Øgård en sus publicaciones: la ayuda acaba cuando te tomas una selfie.

Antes de pensar en hacer un voluntariado o visitar una comunidad vulnerable, empatiza con las personas que la componen. Recuerda: NO se trata de ti ni de "lo buena persona" que eres.

Ve también: