explora

Estas mamás reparten abrazos gratis por un motivo que te romperá el corazón

mujeres abrazo
Ottochka/Shutterstock.com

Además de los beneficios que aportan a la salud, los abrazos representan apoyo, cobijo y seguridad, sobre todo si vienen de un padre o madre. Para quienes "salieron del clóset" y se enfrentaron al rechazo de su familia, conseguirlos puede ser una tarea casi imposible. Por eso es un consuelo que un grupo de mamás no se quedara con los brazos cruzados ante esta lamentable situación.

Free Mom Hugs es una organización dedicada a apoyar a la comunidad LGBT+ en los Estados Unidos. Este colectivo se encarga de educar sobre temas de diversidad sexual, para erradicar los prejuicios en contra de las personas que se ubiquen en cualquier punto del arcoíris.

Como su nombre señala, el equipo no sólo se dedica a hablar en conferencias y compartir textos. Lo que lo caracteriza son sus miembros y voluntarios que asisten a las marchas del orgullo gay para regalar abrazos. Las estrellas del show son las madres que abrazan a quien lo necesite como si fueran de su familia.

Sara Cunningham es la fundadora de Free Mom Hugs, quien comenzó el proyecto al descubrir que hay quienes le niegan afecto y apoyo a sus hijos sólo por su orientación sexual.

«Soy una mamá cristiana con un hijo gay que vive en Oklahoma y digo que suficiente es suficiente. Si yo no peleo por mi hijo (y sus derechos) como si mi cabello estuviera en llamas, ¿entonces quién lo hará? Es hora de que celebremos a nuestros hijos LGBT+. Y no me detendré hasta que deje de escuchar historias de horror de la comunidad LGBT+ y sus madres».

La primera de esas anécdotas que escuchó fue en 2015, durante la primera marcha a la cual asistió para dar abrazos gratis. Una mujer aceptó su ofrecimiento y mientras la tuvo entre sus brazos le confesó que su mamá no la abrazaba desde hacía cuatro años, así le contó Sara a Woman's Day.

Y la creadora de Free Mom Hugs lleva su convicción mucho más allá, porque ella se ofrece a asistir a bodas del mismo sexo cuando los padres de alguno de los prometidos se niega a asistir a la ceremonia.

Incluso ha ido a eventos usando un disfraz de dinosaurio para levantar el ánimo, pero el cariño que regala no pierde emotividad por ello. Porque nadie merece ser rechazado por el simple hecho de ser uno mismo.

Te recomendamos: