No todo es lo que parece: la verdad detrás de la vaca gigante que enloquece (y asusta) a Internet

Los gases de las vacas contaminan Mitos y verdades
Digital Vision./Digital Vision/Thinkstock

El mundo se revolucionó con la aparición de una vaca gigante en Australia, llamada Knickers. El bovino ha estado en prácticamente todos los noticieros, posando en un informe en el que se pasea entre otras vacas de tamaño normal, y es imposible decidir si es genial o aterrador. Su tamaño es realmente impresionante, pero no todo lo que vemos es cierto.

Resulta que ¡la vaca gigante ni siquiera es una vaca!, y su gran tamaño le salvó la vida. Te contamos la historia detrás de la vaca gigante que enloqueció a Internet.

La verdad sobre la vaca gigante famosa de Internet

Knickers pesa cerca de 1.400 kilos y mide 1,93 metros, es decir, la misma altura que tiene un jugador de básquet promedio. Pero lo más curioso es que no es una vaca, sino un novillo. Obviamente, esto tiene parte (solo parte) de la culpa en que sea tan grande, pues los machos suelen ser más grandes que las hembras, de acuerdo con Aniek Bouwman, experta en Genómica y Cría de animales de la Universidad de Wageningen, consultada por el diario The Washigton Post.

Por otro lado, el llamativo animal corresponde a la raza de bovinos Holstein, cuyos machos en general llegan a medir 1,80 metros de altura. Frente a las vacas de razas más comunes, como las que rodean a Knickers en las imágenes que se viralizaron, ese tipo de bovino es mucho más grande, ya que tiende a alcanzar 1,37 metros de estatura. Por eso la diferencia es tan notoria.

Por si fuera poco, Knickers ha adquirido más peso y altura que el promedio de su especie, por lo que hace que se vea todavía más grande. Otro motivo por el que se ve increíblemente grande es su edad: tiene 7 años mientras la mayoría de las vacas que lo rodean no superan el primer año de vida, explicó su dueño, Geoff Pearson, al periódico The New York Times.

Ser gigante le salvó la vida

holstein vaca
prochasson frederic/Shutterstock

Su peculiar tamaño ha sido una bendición para este novillo, ya que evitó que fuera enviado al matadero. Luego de sus primeros años de crecimiento, Knickers se había vuelto demasiado grande, y nadie quiso comprarlo para ser sacrificado en las subastas porque no cabría en el equipo agrícola de los posibles compradores.

Su recompensa por «escapar» de una muerte segura será la de tener una vida en la granja junto a otros animales hasta sus últimos años. De todas maneras, aunque su estatura esté avalada por la raza, la edad y el sexo del animal, su peculiar tamaño puede haber sido influenciado por alguna modificación genética que le haya provocado gigantismo.

La genética ha hablado y, definitivamente, no es una vaca extraterrestre sino un novillo que creció más de lo debido.

Puedes ver también: