explora

Solo un verdadero carnívoro entenderá la necesidad de este ingenioso invento

¿Tenías uno de esos padres que no te permitían comer nada en el auto? Si le mandas el enlace a este video, seguro le da un pequeño infarto. Es que estos brasileños no solo comen dentro del coche, sino que se atreven a asar carne en él.

Sí, leíste bien. Diego Belinski era el dueño de un Volkswagen Brasilia 1974 y decidió transformarlo en una parrilla móvil. ¿Que cómo surgió la idea? Pues como ocurre con las mejores: en una reunión de amigos.

Carne asada en menos de 30 minutos

Pilipphoto / Shutterstock

«Con mi hermano y un amigo pensamos en inventar algo diferente. Allí tenía parado ese Brasilia en la casa de un amigo y elegimos montar esa parrila. Al principio todos rieron», contó Belinski a la agencia de noticias brasileñas G1.

No es para menos, pero las carcajadas se volvieron mudas al ver el resultado final: se trata de una parrilla rotativa que se mueve con gasolina. Se encuentra dispuesta dentro del capó del coche, de donde se eliminó cualquier rastro de electricidad. El motor, que está en la parte trasera del automóvil, se usa para cortar el churrasco.

Como prevenir el cancer de mama 1
sumos/iStock/thinkstock

Esta reforma y las demás modificaciones que vemos en el video costaron 1,5 mil reales, lo equivalente a cerca de 500 dólares. Felipe asegura que el resultado es delicioso y que no tarda más de 30 minutos en estar listo.

«Sabe como cualquier churrasco y hasta mejor. No sabe a gasolina, ni nada [raro]», resalta.

Y ¿no te parece impresionante que el coche siga rodando? Así que no sé ustedes, pero yo voy corriendo a transformar mi moto en una pizzería. ¡Se me hace agua la boca!

¿Te abrimos el apetito carnívoro?